¿Es necesario creer en Dios para vivir la castidad?