¿Un trabajo como cualquiera?