El superpoder que tu pareja no tiene



Tenemos una confesión que hacer: ¡somos fanáticos de Marvel! Desde enamorados empezamos a ir a todos los estrenos, y cada vez que lanzan una nueva serie nos levantamos súper temprano para poder ver el capítulo del día y así evitar los temibles spoilers.


Esto se volvió parte de nuestra relación en el 2019, cuando Jorge, que se moría de ganas de ir al estreno de “Avengers Endgame”, creó un calendario para que Pía pudiera ver todas las películas que le faltaban en un mes —lo cual, evidentemente, no sucedió, pero fue suficiente para convertirla en una fan más del UCM.


Pero ¿qué tiene que ver esto con las relaciones de pareja?, ¿acaso el amor nos da habilidades especiales, y hasta ahora nadie había dicho nada al respecto? Nos encantaría decirles que sí, pero la cosa no va por ahí. Tranquilos, que no les vamos a spoilear películas o a tratar de convertir en “marvelitas” como nosotros. Pero sí hablaremos de un superpoder; uno que muchos creemos que nuestra pareja tiene: la capacidad de leer la mente.


Rompamos la burbujita


Si eres de los que cree que tu pareja te conoce tan bien que hasta termina tus frases —o tu comida— por ti y sabe siempre lo que quieres, hemos venido a romper tu burbujita. No vamos a negar que con el tiempo uno va conociendo mucho mejor a su pareja, y encuentra ciertos “patrones”, como lo que le gusta comer, las actividades que prefiere o hasta esos pequeños detalles que le ponen los nervios de punta. Sin embargo, nada de eso es suficiente para terminar de definir lo hermosamente compleja e insondable que es la otra persona.


En la vida nada ni nadie se queda estático; y en una relación, menos. Con el tiempo vamos cambiando, creciendo, atravesando distintas etapas y madurando como personas, pareja y familia. Y en medio de esa aventura aparecen nuevos pensamientos, criterios, necesidades, gustos y hasta dudas. De ahí que una comunicación honesta y siempre abierta entre ambos sea crucial.


Es bastante fácil caer en la idea de que nuestra pareja tiene una especie de “sentido arácnido” y ya debería saber lo que quiero o necesito por un simple gesto que hice, el tono de voz que usé o una indirecta lanzada de la forma más random. Pero en la práctica, eso solo trae discusiones y expectativas innecesarias, que son fácilmente evitables.


Consejos de la abuelita


La abuelita de Pía, antes de que nos casáramos, nos dejó algunos pensamientos en este sentido, que nos parecen valiosísimos y queremos compartirlo con ustedes:


#1 “Ni tú puedes saber lo que él piensa, ni tú puedes saber lo que ella piensa”.

Es infinitamente más lo que pensamos y sentimos que aquello que terminamos manifestando hacia los demás. No caigamos en la tentación de poner sobre el otro la responsabilidad de “tener que saber” si no hacemos primero el esfuerzo por comunicarlo. Ese poder sí que está en tus manos.

"2 “Vienen de dos mundos distintos que ahora se unirán”.

Para quienes vieron la última película de Dr. Strange, cuando estamos con alguien vemos cómo dos universos se encuentran. Y es probable que nuestra historia, costumbres y formas nos harán percibir la realidad de una manera que para el otro será muy distinta, hasta extraña. Tener una buena comunicación nos permitirá tomar lo mejor de cada uno para crear algo nuevo.


#3 “Digan siempre lo que piensan y quieren”.

Hablen con libertad, canten, dibujen o callen, pero busquen el método ideal para que su pareja pueda saber (no interpretar) lo que desean o necesitan. Recuerden que su relación debe ser un lugar seguro para abrir de par en par su corazón.


* * *


Esperamos que les sirva esta pequeña reflexión y les agradecemos por darse el tiempo de leerlo y compartirlo ¡Los queremos 3000 y en todos los universos! Nos vemos en el siguiente artículo.


Pía & Jorge