El registro del ciclo en el matrimonio



El registro del ciclo y el conocimiento de su funcionamiento muchas veces están direccionados como algo exclusivo de la mujer. En muchos sentidos, esto es realmente así. Es importante que las mujeres sepan y se eduquen en la importancia de su ciclo como signo de salud. Todas las mujeres en edad reproductiva deberían tener conocimientos disponibles respecto de sus ciclos, su tiempo de fertilidad, y las pautas de alarma que pueden llegar a necesitar ayuda profesional. Sin embargo, es también una herramienta para la pareja.


Lugar encuentro y acompañamiento


Aprender a registrar el ciclo y lograr tener una planilla de registro puede ser un lugar de encuentro. Es un desafío que se lleva adelante de a dos, dado que son ambos quienes aprenden definiciones y aplican instrucciones. No es un trabajo exclusivo de la mujer entender el tiempo de fertilidad e infertilidad. Es posible que se genere un intercambio de opiniones y puntos de vista respecto de cómo se va a llevar adelante el registro. Este lugar de encuentro busca desterrar algunas “preguntas” que muchas veces ponen la centralidad y el peso en la mujer.


A las parejas que buscan el embarazo quizás se les aparece la pregunta “¿hoy toca?”, mientras que en quienes evitan el embarazo pueda aparecer en el formato “¿hoy podemos o no?”. Esta pregunta pone la responsabilidad de la relación en la mujer, que muchas veces sufre al hacerse responsable ella sola de la fertilidad. Para algunas será difícil o amargo tener que decir “sí, hoy toca porque es tiempo de fertilidad”, mientras que para otras será pesado tener que decir “no, hoy no podemos” ¿Cuánto más fácil es esto, si el varón puede abrir la planilla, entender el ciclo y saber qué está sucediendo?


Así, la conversación ya no tiene que tener el tono de deber/prohibición que hace que la mujer se sienta “a cargo”. El registro tiene un sentido de encuentro, de comunicación y de entendimiento. Es una nueva herramienta de comunicación para la pareja, gracias a la cual la mujer es liberada de una carga que no le corresponde llevar sola: ahora, el varón tiene la oportunidad de educarse y acompañar.


Profundización en dinámicas de comunicación e intimidad


Al igual que el resto de los aspectos de la vida de pareja, la vida sexual de esta se ve atravesada por las distintas etapas de la vida. Con momentos de alta o baja intensidad; con momentos de mucha cercanía y momentos de desconexión, con momentos con más tiempo y dedicación, y a veces con agotamiento de tareas; con momentos de tristeza, y otros, de alegría; con momentos de introspección y momentos de encuentro… El encuentro sexual es justamente eso: un encuentro. Un lugar donde uno se expresa, y donde uno recibe al otro. Se trata de un momento de presencia y de entrega.


Es importante recordar que el encuentro sexual se alimenta y se potencia de otros lugares: de la intimidad, de la comunicación y del tiempo que se comparte. La intimidad que uno comparte como matrimonio no es simplemente el acto sexual, sino que es cualquier dinámica que sea personal y gracias a la cual uno pueda expresarse. Esto será distinto para cada pareja: para algunos podrá ser salir a comer o a caminar juntos, para otros, quedarse en casa leyendo, y para otros, hacer ejercicio… El registro del ciclo es una herramienta más que puede ayudar a entender cuáles son estas dinámicas de intimidad propias de la pareja, que ayudan a cuidar el vínculo.


La importancia de la comunicación


El registro del ciclo permite entender el tiempo de fertilidad e infertilidad natural del ciclo de la mujer, y por ende, de la pareja. Esta información resulta accesible para el varón y para la mujer. Pero, para llevarlo adelante, requiere mucho detrás: estudio, entendimiento, ejercicio, práctica. Por ello, el registro del ciclo y la planilla muchas veces son lugares en donde surgen distintos disparadores para conversar. Partiendo de buscar o evitar un embarazo, se llega a hablar de la planificación de la familia, el placer en el encuentro sexual, la dinámica de división de trabajo en el hogar, las responsabilidades asumidas, las actividades sociales de cada uno, etcétera.


* * *


Todas estas conversaciones muchas veces suelen aparecer de manera conjunta con la planilla y con el trabajo que involucra registrarla e interpretarla. Y las instancias que aquí te describo abren un lugar de colaboración y comunicación entre los esposos.

Para más información, podés encontrarme en Instagram: @fertilitycareargentina