Si me equivoco, ¿lo pierdo todo?