Reconocer la fertilidad: un tema de dos



A las mujeres que buscan aprender a reconocer sus ciclos se les suele sugerir la presencia de la pareja, en caso de que la tengan. Obviamente, no todas las relaciones son iguales, y es cierto que aquellas que se encuentran en sus etapas iniciales pueden no estar interesadas en compartir este tipo de experiencia. Sin embargo, la pareja que se encamina en el reconocimiento de su fertilidad obtiene distintos beneficios.


Muchos varones suelen tener la primera impresión de que están en un terreno exclusivamente femenino. Esta primera impresión está bien fundada: los tiempos de la fertilidad de la pareja humana están dictados por los ciclos de la mujer. Pero lo que parece algo centrado en la mujer resulta finalmente provechoso para ambos, en su vida conjunta.


1. Un tiempo juntos


En primer lugar, aprender a reconocer la fertilidad exige un tiempo para la pareja. Si bien parece un dato menor, muchas veces las tareas propias de la vida de cada uno exigen agendas y tiempos que no facilitan las actividades en común. Reconocer los ciclos implica algo tan mundano como conciliar agendas, dejar de lado otras cuestiones para buscar y abrirse un tiempo para aprender juntos.


2. Un aprendizaje en común


En segundo lugar, implica aprender algo juntos. Si bien los ciclos son de la mujer, ambos aprenden sobre la fertilidad humana, y ambos aprenden a registrar e interpretar estos registros. Este camino los encuentra a ambos situados en el mismo lugar, si bien no de la misma manera.


Incorporar un conocimiento nuevo comporta, a su vez, una dinámica nueva. Ambos buscan comprender y que el otro comprenda, para que juntos puedan adueñarse de esta nueva información. Este camino de leer, explicarse, corregirse y preguntarse suma un nuevo espacio para el fortalecimiento de la pareja, en donde ambos necesitan por igual de ayuda y explicaciones.


3. Una oportunidad para comprender la entrega


Poco a poco, la pareja va creando un nuevo lugar de entendimiento y entrega, y este sería el tercer beneficio. Lograr entender los ciclos de la mujer y sus tiempos, junto con una instructora que va enseñando, hace que los espacios en donde pueden encontrarse se expandan.


La fertilidad al descubierto devela a la pareja cuán profunda puede ser su entrega, todo lo que está en juego, la importancia de la salud y su cuidado, y la centralidad de la entrega en la sexualidad.


* * *


Reconocer la fertilidad es dedicarle un tiempo a la pareja, en el que ambos buscan incorporar un nuevo conocimiento de manera conjunta, para poder entregarse totalmente. Sin duda, se trata de un desafío para cualquier pareja, en los apresurados tiempos que corren, y de una experiencia en común cuyos beneficios redundan en un fortalecimiento para la pareja y para su entrega.