La caballerosidad... ¿ya fue?