¿Estoy listo para amar de nuevo?



Hace unos meses leí esta frase: “Ama cuando estés listo, no cuando estés solo”. Y me hizo reflexionar mucho sobre un tema: ¿cómo sé si ya estoy listo para amar de nuevo, y no solo lo estoy haciendo por miedo a estar solo o por alguna otra razón equivocada? En este artículo te compartiré algunos aspectos que me ayudaron a mí a responderme esta pregunta, y que considero que te pueden ayudar.


Tómate un tiempo


Haz de cuenta que la respuesta a esto es como hornear un pastel. Primero debes juntar los ingredientes siguiendo la receta; por último, toca hornearlo, para que después de un tiempo esté listo. Lo mismo pasa en este proceso.


Cuando salimos de una relación, resulta importante tomarnos un tiempo para sanar heridas, y también para realizar un proceso de autoconocimiento o reencuentro con uno mismo (siguiendo la analogía del pastel esto sería el juntar los ingredientes).


Ahora bien, ¿cuánto tiempo dejar el pastel en el horno para que no salga crudo, pero tampoco que se queme? Es decir: ¿cuánto tiempo debo trabajar en mí mismo, en este proceso de crecimiento personal, para saber si ya puedo iniciar otra relación?


No hay una respuesta numérica


La respuesta a esta pregunta es: no hay un tiempo específico. Lo que importa es la calidad de ese tiempo, y no tanto la cantidad. Puede ser que lleves ocho meses soltero y que conozcas a alguien que te gusta; comienzan a salir, te sientes muy feliz, y se hacen novios. A los tres meses terminas esa nueva relación, las cosas no salieron bien, y piensas: “¿Por qué pasó esto si ocho meses soltero suena bastante prudente, y yo ya me sentía listo?”.


Claro que ocho meses suena prudente, pero la pregunta es: ¿qué hiciste durante esos ocho meses? ¿Trabajaste en ti mismo, iniciaste un proceso de amor propio, de autoconocimiento? ¿Identificaste y sanaste heridas? ¿O pasaste de fiesta todos los fines de semana, ignoraste tus emociones y heridas y no quisiste iniciar ningún proceso?