El orgasmo femenino



Este primer artículo que escribimos para Ama Fuerte es el resumen de un taller que damos a matrimonios para que disfruten, los dos, en las relaciones sexuales. Esperamos que los matrimonios —o futuros matrimonios con miras a su vida matrimonial— puedan encontrarlo provechoso.

1. ¿Es importante el orgasmo femenino?

Es muy importante, ya que conseguir el orgasmo es algo puesto por Dios para unir más a los cónyuges. No se puede pensar que no tiene importancia dado que el marido también disfruta viendo a la mujer llegando a él. El sexo es algo puesto por Dios para aumentar la complicidad en la pareja.

Un amigo nuestro nos decía un día: “pensad una cosa. Si Dios no diera importancia al sexo, y en concreto al orgasmo, habría hecho que nos reprodujéramos por esporas”. Puede parecer una tontería, pero tiene mucha miga.

2. ¿El orgasmo es igual en mujeres que en hombres?

El orgasmo no es igual en las mujeres y en los hombres. A las mujeres les cuesta más llegar al orgasmo. La razón es que ella debe desconectar de todos los reclamos que tiene en su cabeza y centrarse en pasarlo bien. En la mujer, por su cerebro y sus conexiones neuronales, el sexo no está separado del resto de la vida. Ella todo lo tiene intercomunicado y el sexo no es una excepción. Por eso, el varón debe facilitarle esa desconexión y la mujer querer desconectar.

San Josemaría, en los años 70 del siglo pasado, decía que la cama es un altar donde se ofrece el gozo de ambos cónyuges. Y solía recalcar que era un altar “no del sacrificio” sino de “gozo”. No debemos renunciar en el matrimonio a ese “gozo” que Dios mismo ha previsto.

3. ¿Hombres y mujeres se excitan de la misma forma?

Hombres y mujeres no se excitan de la misma forma. Los hombres se excitan sobre todo por la vista y sintiéndose “admirados”. Las mujeres, sintiéndose deseadas y por palabras —oído— con las que ellas se sientan “la única”.

Por otra parte, la gráfica de excitación es diferente. En la mujer va subiendo, poco a poco, hasta que llega a la excitación donde se produce el orgasmo y se mantiene un tiempo, llamado meseta, en el que puede tener más de un orgasmo. En el varón es en forma de “v” invertida. Llega muy rápido al orgasmo y luego baja la excitación también rápido. Él debe volver a empezar a excitarse: no se mantiene excitado como la mujer.

Una mujer puede tener varios orgasmos seguidos sin tener que esperar un tiempo. Ella va bajando poco a poco su excitación. Por eso, los maridos no deben retirase rápidamente ya que, si lo hacen, ella se sentirá mal. Hay que acompañarla hasta el estado de relajación.

4. ¿Se puede ayudar a la mujer a excitarse?

Sí se puede ayudar a la mujer a excitarse. Hay un órgano, en el aparato genital femenino, llamado clítoris, que es muy importante en la excitación femenina. Si el varón toca el clítoris, suavemente, acelera la excitación de la mujer. Este órgano se encuentra en la parte superior de los labios vaginales. Es muy sensible —como el glande del varón.

Muchas veces se dice que es el pene en la mujer. Nosotros creemos que no es así. La mujer tiene clítoris y el hombre tiene pene. Esto da para mucho y no podemos detenernos; tenemos que seguir.

5. ¿Hay más de un tipo de orgasmo en la mujer?

En nuestra opinión, no hay más de un tipo de orgasmo en la mujer. La razón es que el aparato genital femenino es uno y están todos sus órganos interconectados. Freud fue el primero en hablar de dos tipos de orgasmos en la mujer. Hoy en día, con los conocimientos y pruebas —que no tenía Freud—, se sabe que sólo hay un tipo de orgasmo.

* * *

Esperamos que este artículo les haya servido. Pueden mirar nuestro Instagram: @lonuestro.info, y decirnos qué temas os interesan más y los trataremos en otro artículo.

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor. Leer más...