Decir "te amo" sin decirlo



Seguramente si te preguntamos cuándo le diste el primer beso a tu pareja podrás decir el día y el lugar. ¿Y si te preguntamos cuándo fue la primera vez que le dijiste “te amo”? ¿Y qué hay de la primera vez que esa persona te lo dijo a ti?

Hoy queremos invitarte a pensar la cantidad de veces que nos decimos “te amo” sin sentirlo, pero también las miles de veces que lo decimos sin decirlo. ¿Cómo es esto último? Amar es buscar el bien del otro. Seguro muchas veces hiciste o dijiste algo para hacer feliz a esa persona. Bueno, allí estabas diciendo “te amo” sin decirlo. Hoy queremos compartir con ustedes tres formas de hacerlo.

1. La renuncia

Seguramente te ha pasado no coincidir en muchos gustos con tu pareja. A nosotros nos pasa seguido. Jimena disfruta de actividades más tranquilas, y Ezequiel prefiere los deportes. Con el tiempo, entendimos que cuando alguno de los dos propone una actividad que a uno mismo no le gusta tanto pero al otro sí, lo que está diciendo es: “te quiero y quiero verte feliz”. Esto a veces implica que Jimena suba un cerro, o que Ezequiel se siente a charlar y leer un libro.

Pero también hay renuncias más grandes que son “te amos” gigantes. Como cuando Jimena se mudó a Buenos Aires para apostar por la relación, dejando lejos familia, amigos y trabajo. Esa decisión, basada en lo que sabía que era mejor para Ezequiel y para los dos, fue su forma de decir “te amo”.

2. Acompañar “en las malas”

Una persona que te ama estará lista para abrazarte el día que apruebes la última materia de la facultad. O también tendrá el vaso en alto para brindar contigo por ese nuevo trabajo, o esa nueva meta alcanzada.

Ahora bien, alguien que te ama también está ahí cuando te sientes frustrado por tu trabajo o cuando estás enfermo y necesitas que alguien te cuide o vaya a comprar algo por ti. Y qué decir del consuelo ante la pérdida de un ser querido. Amar es ser ese hombro, ese abrazo, o ese oído en el dolor.

3. Acciones concretas

Jimena descansa tranquila cuando Ezequiel prepara las vacaciones porque sabe que contemplará cada detalle y buscará establecer una agenda de actividades que sean —lo más posible— de interés mutuo. Detrás de esa planificación se esconden horas de pensar qué puede ser lo que más le agrada a ella, a partir de repasar mentalmente sus gustos e intereses. 

A su vez, Jimena ama los cumpleaños y así se lo ha demostrado a Ezequiel cuando cumplió 30. Fue un día repleto de sorpresas y regalos. ¿Qué descubrió él? Lo profundamente amado que es por todo el empeño que ella dedicó a esa jornada. Se trata de la misma experiencia que ella descubre en cada plan que él arma para su gusto y el de la familia entera.

* * *

Seguramente se te ocurrirán cientos de otras formas de decirle “te amo” a esa persona especial, ya sea que la tengas al lado o que esté a kilómetros de distancia. Quisimos resumirlas en tres puntos, pero hay muchos más. Aquí te dejamos algunos ejemplos con los que también puedes decirle a esa persona todos los días cuánto la amas:

  • Dile que lo/la extrañas.

  • Pregúntale por sus cosas y escucha lo que tiene para contarte.

  • Agradécele por estar cuando lo/la necesitas.

  • Ofrécele ayuda y anticípate a lo que pueda necesitar.

  • Pide perdón.

  • Piensa en él/ella y dícelo.

  • Disfruta de su compañía y pídela.

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor. Leer más...