9 claves para las relaciones a distancia



Vivimos en un mundo cada vez más globalizado y es por ello que muchas parejas experimentan la distancia. Las nuevas tecnologías hacen más sencillos estos vínculos, al facilitar los contactos. Resulta evidente que hay una necesidad de cercanía para mantener el vínculo afectivo, pero esta no implica que las relaciones con kilómetros por medio están abocadas al fracaso: en ocasiones, pueden tener más éxito que las convencionales. La cercanía, más que física, tiene que ser emocional. De este modo, podemos tener a alguien cerca, y estar muy lejos emocionalmente; o, por el contrario, podemos desarrollar un vínculo fuerte y sano en la distancia geográfica, cuando se sustenta en la cercanía emocional.

#1 Es necesario un compromiso sólido

La dificultad de mantener una relación a distancia depende de la unión que exista en la pareja. La motivación para sobrellevar la separación es la certeza del empeño común para que la relación tenga un proyecto de futuro. De este modo, las relaciones a distancia con un grado máximo de compromiso permiten reconocer que el amor merece la espera.

#2 Calidad de los momentos en común

La distancia tiene que compensarse con encuentros periódicos, que hay que programar, en función de la disponibilidad de tiempo y dinero. Los reencuentros se viven con mucho entusiasmo y gran intensidad. Como el tiempo que se comparte es muy limitado, se aprovecha al máximo, gracias a lo cual aumenta la calidad de los encuentros.

#3 Se deja constancia del amor

En ocasiones, el dolor que produce la distancia te hace ser más consciente de la intensidad de tu amor. Cuando dos personas quieren realmente mantener su relación, la distancia física propicia un amor incondicional. La calidad del tiempo que consiguen estar juntos compensa el tiempo de espera en la distancia.


#4 La comunicación


La falta de comunicación es una de las principales causas de desamor en la pareja. Si bien es verdad que la distancia puede hacer al olvido, una comunicación constante y profunda resulta clave para fortalecer el vínculo afectivo. La comunicación debe ser constante, pero no puede suponer un estrés.


Hoy en día, los medios de comunicación acortan las distancias. Para mantener la proximidad emocional, hay que mantener una comunicación efectiva, en la que se compartan con sinceridad los pormenores del día a día, nuestros sentimientos y emociones, Pero esa comunicación efectiva consiste también en escuchar con atención y empatía lo que le ocurre al otro. Utilizaremos el medio de comunicación que nos resulte más cómodo.


#5 Mejora el conocimiento mutuo


La separación geográfica sirve también para mejorar el conocimiento propio y el ajeno. Las largas conversaciones nos llevan a un mayor grado de conocimiento de la intimidad. Permiten conocer facetas de la otra persona que de otra forma nunca hubieras conocido, y disfrutar de aspectos de la relación que de otro modo no hubieras valorado. Es necesario mantener a la otra persona muy informada, lo cual hace que se lleguen a relatar a detalles que en circunstancias normales resultarían irrelevantes.


La comunicación a distancia puede dar lugar a discrepancias por malas interpretaciones o suposiciones. Cuando los temas a tratar son de mayor relevancia, conviene hacerlo vía telefónica o a través de imagen, pues el tono seguramente ayudará a evitar malos entendidos.

#6 No olvides que uno es hombre, y la otra, mujer

Tampoco debes olvidar un tema clave en la comunicación: ¡uno es hombre, y la otra, mujer! No tenemos las mismas necesidades ni las mismas formas de contestar. Una respuesta breve y no inmediata para ella puede ser una falta de amor, mientras que para él resulta totalmente normal. Un “OK” que para ella es casi insultante, para él ha sido una respuesta práctica, que no tiene ninguna connotación negativa. Ellos tienen que saber que es necesario esforzarse un poco más es ser más rápidos en sus respuestas, y más generosos en sus palabras, pues para ellas esto resulta relevante. Pueden releer una misma frase innumerables veces… ¡Te compensa hacerlo bien!

#7 Cultivar tu independencia

Lo esencial para estar bien con otra persona es estar bien con uno mismo. Es muy importante conservar los espacios personales: se trata de adaptar tu vida a la ausencia del otro, sin que ello se convierta en un “sin vivir”. No debes abandonar tu actividad cotidiana, ni quedarte en casa guardando la ausencia de esa persona, sino compatibilizarla con tu relación, manteniendo los espacios para el contacto diario y siendo coherente con tu situación.

#8 Te asaltan las dudas

Con distancia geográfica, es fácil que la nostalgia contribuya a incrementar los pensamientos negativos y las dudas sobre la viabilidad de este vínculo en el tiempo. Resulta tranquilizador pensar que lo verdaderamente peligroso para una relación no es la distancia física, sino la distancia emocional provocada por la pérdida de interés o por la falta de comunicación.


#9 La confianza


La confianza es uno de los pilares sobre los que se sustenta una relación, y la distancia la pone a prueba constantemente. Para lograr esta confianza, es necesario pensar con claridad y comunicar todos los sentimientos con la máxima sinceridad. La ambigüedad solo genera inseguridad, y ésta puede resultar letal para la relación. En la distancia, hay que cuidar mucho la fidelidad y ejercitar un mayor autocontrol, evitando estar “en peligro”.


Lo que la distancia no permite ver la mente lo construye. Asì, no paras de imaginar situaciones que despiertan tus temores y que agitan los celos, ante el miedo que produce perder a la persona a la que se quiere. Hay que manifestar estas inquietudes para que el otro las pueda tranquilizar.

***

Una relación a distancia merece la pena, si hay una base de amor que alimenta la espera. El amor siempre es más fuerte que la añoranza.


Para más información, puedes buscarme en Instagram: @natbarcaiz