4 miedos ante el matrimonio



Este es uno de los posts en los que nos abriremos completamente y nos mostraremos vulnerables. Porque así como a nosotros nos pasa, estoy segura que a más parejas también les sucede. Estamos hablando de los miedos sobre el matrimonio. Esto es normal; es propio de quienes van a casarse y se formulan muchas preguntas. Lo importante es no quedarse con esas dudas o temores, sino ahondar en ellas y resolverlas.


Te contamos 4 de nuestros miedos (que creemos son frecuentes) ante el matrimonio y sus soluciones:


1. ¿Durará toda la vida realmente?


Este es el principal. Si hablamos de matrimonio y queremos casarnos es porque estamos pensando y decidiendo que será para siempre. Para TODA LA VIDA. Y el miedo inmediato es: ¿realmente se podrá lograr?


De todas maneras habrá problemas, habrá momentos de crisis, y sabe Dios qué cosas más. Pero si de algo estamos seguros es que estamos decidiendo que, a pesar de TODO, seguiremos luchando por nosotros. Nosotros lo haremos funcionar. Tenemos el testimonio muy cercano de los abuenos de uno de nosotros, que recientemente cumplieron 61 años de casados. Con solo recordarlos sabemos que sí es posible el “para siempre”.


2. Me voy a aburrir de esta persona


Ahora estoy enamorada y estoy segura que él también de mi. ¿Qué pasa cuando ya no lo estemos? ¿Llegará ese momento en el que incluso verle me fastidie? Primero: Si estás enamorado, NO TE CASES. Es un video que vimos en youtube y realmente nos impactó. Hablaba de que si solo estás enamorado, si se te revuelve el estómago de mariposas cuando se ven, y si solo ves lo lindo de esa persona… no te cases.


Para casarte está bien estar enamorado, pero también necesitas haber pasado crisis, conocerlo realmente en todas sus facetas, etc. No podemos basarnos solo en cómo nos sentimos. Seguro habrá momentos que nos sintamos así, aburridos, pero no podemos basar nuestro amor en un pleno y vago sentir, que fluctúa día a día. Lo que sostiene al matrimonio no es el sentimiento, sino el consentimiento del sí que daremos el día que nos casemos.


3. No nos alcanzará el dinero para vivir


De la mano de las dudas sobre si va a funcionar, también nos ha pasado que tenemos miedo de si tendremos los recursos económicos para vivir, no solo nosotros (que somos dos por ahora), sino también cuando vengan los hijos. Los hijos que Dios quiera y en discernimiento decidamos.


¿Cómo enfrentamos este miedo? “Trabajando como si todo dependiera de nosotros, y confiando como si todo dependiera de Dios.” Somos responsables en cuanto a decisiones financieras y sabemos que cuando lleguen los hijos Dios será providente. No hay mayor ciencia.


4. Voy a ser muy triste saliendo de casa


El último temor sobre el matrimonio es sobre dejar el nidito de tu hogar, que te vio crecer todos estos años. En nuestros casos, ambos vivimos con nuestros papás hasta el momento, y sobre todo a mí, Karla, me duele dejarlos. Pero sé que es lo correcto y que eventualmente iba a pasar.


No es que deje de ver a mi familia de origen y que se trate de una despedida definitiva. No estaré todos los días con ellos, pero de todas maneras seguiremos viéndonos y acompañándonos durante toda la vida. Y me da tranquilidad saber que, a donde me voy, voy a vivir con mi esposo, que será mi nueva familia desde el día que nos casemos.


* * *


Amigos, espero que les haya gustado este artículo. No fue fácil escribirlo porque son miedos que, a pesar de saber cómo solucionarlos, el corazón los sigue teniendo. Lo que hacemos es orar continuamente: eso nos da mucha paz. ¡Se lo recomendamos!


No olviden que para cualquier duda o pregunta nos pueden escribir por Instagram a @losquelidos. ¡Nos vemos en el siguiente!

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor. Leer más...