El padre olvidado



Por: Christian Schnake*

¿Quién es el Padre? Es quizá hoy, más que nunca, una pregunta profunda y llena de sentido; más aún cuando en la actualidad la figura del padre y todo lo que en él se representa se ve cuestionado.

Parece una locura o un tabú hablar del padre o de lo masculino en estos tiempos. Una parte de la sociedad actual lo rechaza y lo asocia a abusos de poder y violencia; aunque desde otra perspectiva más inconsciente, lo llora y anhela su presencia.

Paternidad ausente

Cada vez me resulta más frecuente ver hijos e hijas con heridas relacionadas con la ausencia del padre, que experimentaron una ausencia física o psíquica. A veces, tras un doloroso quiebre familiar, el padre se fue o fue llevado a las sombras del olvido; en otros casos, no llegó ni siquiera a existir.

Es más confuso aún, cuando a aquellas madres solas se les hace creer que pueden ser perfectas madre-padre, o que la presencia de la figura paterna es innecesaria en un mundo que se cree capaz de construirlo todo sólo con desearlo, desconociendo que nuestras capacidades de crear están limitadas por la realidad. De ahí se desprende que, así como la maternidad sólo puede ser dada desde la mujer, la paternidad sólo puede ser aportada desde el varón. Si bien la madre sola o el padre solo pueden hacerse cargo de algunos aspectos que el padre o madre ausente descuidó, en ningún caso el modo de cubrirlo será el mismo, por lo que esta ausencia marcará necesariamente la historia de los hijos.

Ambos: padre y madre

Padre y Madre son fundamentales para el desarrollo de los hijos. Por más dolor que nos pueda producir que nuestros hijos no cuenten con alguno de ellos, sería un error desconocer esta realidad, ya que el desconocerla nos impediría atenderla, y las consecuencias pueden llegar a ser catastróficas.

En esta línea, en un artículo escrito para la revista Humanitas (Nº 50), Tony Anatella señala: “La ausencia del padre real y la función paterna puede inducir un déficit en el desarrollo psíquico: falta de sentido de los límites, falta de confianza en uno mismo, escasa o ninguna percepción de la identidad sexual propia y de los demás, elementos que se expresan todos ellos frecuentemente mediante la violencia”. Si esto es así, entonces no es de extrañarse el aumento explosivo de violencia y falta de sentido en la sociedad actual.

¿Qué es ser padre?

Nuevamente surge la pregunta: ¿Qué es esto del padre? ¿Qué es ser padre? ¿Dónde se aprende a ser padre? Por desgracia, no hay cursos de paternidad; sólo se aprende a ser padre a partir de una figura de padre. Idealmente, lo aprendemos de nuestro propio padre, que con sus limitaciones nos devela un atisbo de lo que es la “Paternidad” y nos encamina a descubrir y perfeccionar nuestra propia paternidad. Toda persona humana varón es en potencia padre, pero esta potencia requiere de una constante actualización. Esta actualización se va perfeccionando fundada en nuestras más primitivas imágenes de lo que es la paternidad, que no nos limitan, sino que nos invitan al crecimiento.

Si queremos desarrollar nuestra paternidad, tenemos que ser fieles a aquel primer esbozo, que es lo que hace de mi paternidad verdaderamente única, esbozo que originalmente existe en cada varón. Esa fidelidad, a mi ser más auténtico a la luz de la verdad, nos permite la realización como padres; esa fidelidad es creadora, y nos invita a crecer y a perfeccionar nuestra paternidad.

Una reflexión final

No quisiera cerrar esta breve reflexión sin un intento de respuesta a la primera pregunta planteada: ¿Quién es el Padre? Cuando pienso en el Padre, uno de los primeros conceptos que se me hacen presentes es el de “Autoridad”; autoridad que no es represora, ni abusiva, ni destructiva, sino justamente lo contrario. El término viene de auctoritas, que proviene a su vez del verbo latino augere: alimentar, hacer crecer. En este sentido, la autoridad, como tarea de la paternidad, es la invitación del padre al crecimiento del hijo.

La tarea del padre es “hacer crecer” al hijo, en el sentido más profundo de la palabra: invitarlo a conocerse e ir contemplándose en la profundidad de su ser. En esta tarea, el padre “le permite enfrentar la realidad y la separación, o insertar entre la madre y el hijo un espacio que libera de la inmediatez y la fusión con los seres y las cosas. El padre otorga libertad” (Anatella, T., 2008). El padre es quien acompaña al hijo, a la luz del amor, en el proceso de aprender a levantar el vuelo.

___

*Psicólogo, Máster en Ciencias de la Familia y Especialista en psicoterapia simbólica. Director del Centro de Psicología Integral de la Persona – Universidad Finis Terrae – Chile.

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor. Leer más...