Conocer nuestra fertilidad



Cuando hablamos de fertilidad la asociamos inconscientemente a embarazo. Eso supone una idea algo incompleta de lo que realmente significa.

La fertilidad es mucho más que eso. Es el conocimiento que toda mujer debería de tener, como decía Evelyn Billings, creadora junto a su marido John del conocido Método de la Ovulación Billings.

Toda mujer en edad fértil experimenta cambios cíclicos en su cuerpo debido a un complejo mecanismo hormonal de regulación automática. El control hormonal del ciclo reproductor femenino lo tiene el cerebro: desde la hipófisis y el hipotálamo se controlan todos los niveles hormonales que actúan a distintos niveles (ovarios, endometrio, cérvix). Existe un perfecto control para que la secreción de las hormonas femeninas varíe a lo largo del ciclo y tenga lugar la ovulación, momento más importante del ciclo menstrual. Además, el sistema reproductor está en contacto con el resto del sistema endocrino.

Si conocemos cómo funciona el engranaje femenino, jugamos con ventaja, estamos preparadas para afrontar los cambios que necesariamente vendrán a lo largo de nuestra vida fértil. Por eso, el día de hoy quiero dejarte 5 razones importantes para conocer la fertilidad.

1. Conocer la fertilidad es salud

Conocer la fertilidad es salud, además de todas las demás ventajas que aporta, que son muchas. Es salud porque conocer cómo funcionan nuestros ciclos nos permite ser conscientes de si todo marcha bien. El seguimiento de los ciclos con un Método de Reconocimiento de la Fertilidad como es el Método Billings, es un reflejo de nuestra salud hormonal y reproductiva.


Este método en concreto se basa en observar a lo largo del día la sensación vulvar que produce la secreción cervical que viene del cérvix, y el moco que se ve al limpiarse. Dependiendo del momento hormonal existen variaciones que la mujer reconoce a lo largo del ciclo. Es un método muy sencillo para las usuarias y altamente eficaz en el autoconocimiento. Un estudio de la OMS (Organización Mundial de la Salud) confirma que el 93% de las mujeres son capaces de reconocer con exactitud las distintas fases de su ciclo en tan solo el primer ciclo de aprendizaje.

2. Ayuda a diagnosticar enfermedades

Es bueno saber que estamos bien. Pero también el hecho de seguir los ciclos nos ayuda a diagnosticar alteraciones o enfermedades con antelación. Por ejemplo, cuando nos duele la cabeza tratamos de buscar la causa: “Bebo poca agua, va a cambiar el tiempo, he dormido mal…”. De la misma manera, si conocemos cómo es nuestro ciclo, seremos capaces de darnos cuenta de si algo no va bien.

Por ejemplo, si un ciclo es más largo de lo habitual, o aparece un sangrado imprevisto, o un cambio en la secreción cervical habitual, todo ello puede ser señal de alarma, de que algo no marcha correctamente. Será el momento perfecto para una revisión ginecológica.

3. Ayuda a aumentar el autoestima

Conocer los distintos momentos del ciclo aumenta la autoestima. No sólo suceden cambios corporales, sino también emocionales. Son esas variaciones de humor que casualmente se repiten en momentos concretos.

Nuestro ánimo y predisposición al levantarnos por la mañana están, de alguna manera, relacionados con los cambios hormonales normales. Todo cobra sentido cuando hacemos el seguimiento de los ciclos y vemos que debemos dejar de preocuparnos de muchas cosas, darles la importancia que realmente tienen. Conociendo nuestra fertilidad nos entendemos mejor a nosotras mismas y a los demás.

4. Ayuda a mejorar nuestros hábitos

Los cambios hormonales del ciclo también se pueden aprovechar para mejorar nuestros hábitosNos podemos adaptar a los ritmos biológicos convirtiéndolos en una ventaja en vez de en una desventaja.

Por ejemplo, organizar el trabajo según el momento del ciclo, para aunar esfuerzos y optimizar tu actividad: ¡es realmente alucinante lo que nos puede llegar a rendir en fase fértil! O cuidar nuestra alimentación sabiendo que a lo largo del ciclo cambia la necesidad de nutrientes. Y como esto, otros muchos ejemplos prácticos, como que una limpieza facial es mejor en la primera mitad del ciclo; o saber que según en qué fase del ciclo tu cuerpo está mejor preparado para fortalecer los músculos o quemar grasa.

5. Ayuda a una planificación familiar natural

Aunque para muchas mujeres sea algo aún lejano, no es menos importante considerar la consecuencia natural de la fertilidad: la maternidad. Conocerse a nivel físico y emocional permitirá en un futuro poder vivir una planificación familiar sana, sin artilugios, con respeto y conciencia por ambos cuerpos, ¡tan diferentes!

El hombre y la mujer, con sus complementarios mecanismos, son igual de importantes, pero está claro que son los ciclos de la mujer los que lideran los tiempos de fertilidad de la pareja. Conocerlos es clave tanto para posponer como para cuando se desea un embarazo.

* * *

El conocimiento es poder. Somos más libres de tomar nuestras propias decisiones. El autoconocimiento de la fertilidad es un paso importante que no defrauda. Para más consejos, puedes visitar mi página: www.letyourselves.com, o mi cuenta de Instagram: @evacorujo_letyourselves.

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor. Leer más...