¿Será la persona indicada?



¿Será esta la persona indicada para pasar el resto de mi vida a su lado? Esta es una de las preguntas que más nos hacemos los que estamos ya en una relación y aspiramos a más. De todas maneras, si estamos con esa persona significa que hay un gusto, afinidad, compatibilidad, etc. Pero, ¿es eso suficente?

A continuación, te dejamos 4 claves para darte cuenta si es la adecuada. Son claves que parten de nuestra experiencia personal y que a nosotros nos funcionaron:

1. ¿Qué visión tienen del matrimonio y la familia?

A ver, este parece un punto obvio y fácil, pero no lo es. Con quien te veas en el futuro debe tener la misma idea del matrimonio —Ej. que es para toda la vida— y de la familia —Ej. que quiere tener hijos, como tú—. Será difícil convivir con una persona que piense distinto en estos puntos tan importantes. Pueden estar en desacuerdo o tener otra opinión en algunos temas, pero en ESTOS no.

2. Lo que es esencial para ti, ¿lo es también para tu pareja?

Primero, ¿tienes claro lo que es NO es negociable en tu vida? Por ejemplo, si para ti no es negociable tu creencia en Dios porque la fe es esencial en tu vida, pues también debería serlo para él o ella. O, por lo menos, tu pareja debería aceptar lo importante que es eso par ti y estar dispuesto o dispuesta a vivir con eso.

Una relación en la que cada uno priorice distinas cosas en su vida estaría destinada al fracaso. ¿Por qué? Porque nunca se pondrían de acuerdo, las discusiones serían frecuentes, ambos se sentirían frustrados, etc. 

3. Ten en cuenta sus virtudes… pero sobre todo sus defectos

Está claro que la persona con la que estás tiene muchas virtudes y la admiras por eso. También está claro que tú, más que nadie, conoces sus defectos. Pero, ¿esos defectos son compatibles con los tuyos propios? Por ejemplo: él es desordenado, pero si yo también lo soy, ¿vamos a poder ponerle orden a nuestra vida, o nuestra casa estará siempre patas arriba?

Lo ideal es que puedas vivir con sus defectos porque, justamente, tú los complementas. Sería distinto si él fuese desordenado y tú ordenada: habría un balance. Hay que tener mucho ojo con este punto.

4. Fíjate cómo te trata

Básicamente, debe primar el respeto. Si esa persona te trata bien ahora, hay muchas posibilidades de que te trate bien después. Por el contrario, si esa persona te trata mal, te hace sentir menos, te humilla… pues no esperes que cambie y que el matrimonio arregle eso. Y mira también cómo tú tratas a la otra persona.

El respeto debe ser mutuo; y si hay respeto, entonces habrá todo lo demás. Habrá buena comunicación, confianza, amabilidad, etc.; y podrán convivir a pesar de las dificultades que puedan surgir.

* * *

Añadiríamos un punto adicional pero lo dejamos como reflexión personal: ¿Eres feliz con esa persona? Si tu respuesta es negativa, entonces quizás no es la persona ideal para ti, al menos por ahora. Pero si tu respuesta es un sí rotundo y además esa persona cumple con los puntos antes señalados, pues entonces no la pienses más.

Esperamos que te haya gustado este artículo. ¡Ya sabes que puedes escribirnos sin problema a @losquelidos y absolveremos todas tus dudas! Un abrazo.

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor. Leer más...