¿Qué nos impide amar libremente?