Qué hacer si mi pareja ve pornografía



No es ningún secreto que para muchos ver pornografía es algo “normal”. Esta ha entrado poco a poco en distintas áreas y sectores sociales; ha logrado que su consumo se normalice cada vez más. Por lo tanto, no es sorpresa que la adicción a ella sea cada vez más frecuente; la vemos en conocidos, amigos, familia...


Gracias a los estudios realizados en las últimas décadas en relación a este tema, hoy existen estadísticas y ciencia al respecto. Y demuestran con certeza de que el consumo de este tipo de contenido tiene un impacto negativo a nivel personal, de pareja, social y mundial. Pero, ¿qué pasa cuando es nuestra pareja la que está tratando de dejar la pornografía fuera de su vida? ¿Qué podemos hacer?


Estas son preguntas frecuentes y complicadas. No es sencillo saber cómo apoyar a nuestra pareja en esta difícil situación. En este artículo queremos compartir contigo algunos tips/preguntas que esperamos puedan ayudarte. Sin embargo, enfatizamos que lo mejor será apoyarte en un profesional que pueda acompañarte en el proceso.


#1 ¿Seguirán juntos?


Ese incómodo, sorpresivo o doloroso momento en el que nuestra pareja nos comparte que tiene adicción a la pornografía es un parteaguas en la relación. Estamos seguros de que un importante paso a partir de ese momento es decidir si lo mejor para ambos es continuar con la relación, o ir cada uno por su lado.


Para este discernimiento es crucial entablar un diálogo abierto, en el que ambos puedan compartir su sentir, así como lo que desean o esperan hacia adelante. Es indispensable reconocer con sinceridad dónde están parados y a dónde quieren ir, para saber si estos caminos son compatibles y, de serlo, si están dispuestos a caminarlo juntos.


Algo que puede ayudarlos a tener claridad sobre lo que quieren y lo que es mejor para ambos es acercarse a un gran tesoro que hoy tenemos: la información. Información sobre cómo funciona el consumo de pornografía, qué impacto tiene en la persona, en la relación, etc.


Es fundamental poner las cosas sobre la mesa, dejar claro todo lo que implicaría continuar o no con la relación. A partir de ahí podrán comenzar a moverse, ya sea juntos o cada quien por su lado. En este punto queremos invitarte a obtener la información sobre todo el impacto que tiene la pornografía, y a comunicar tu postura, perspectiva y conocimiento a tu pareja. Te invitamos también a escuchar su visión, para saber qué están dispuestos a hacer ambos, de cara a la situación.


#2 ¿Lucharán juntos o en contra?


Después de haber decidido continuar con nuestra relación, llega el momento de trabajar juntos para salir adelante y sobrepasar los obstáculos. Para esto, debemos sacar lo mejor de nosotros mismos, así como apoyarnos de los factores externos para crecer. Por eso, es importante saber dos cosas: la primera, que el ocio es el peor enemigo. Y la segunda, que nosotros debemos ser el mejor aliado.


Esos momentos en los que no hay nada que hacer son grandes espacios de vulnerabilidad frente al impulso de consumir, pues el aburrimiento es uno de los principales motivadores de consumo. Por eso, sin que sea algo forzado o una presión, te sugerimos procurar intencionalmente tener más planes juntos, actividades que puedan disfrutar. Pueden ser desde zooms para juegos de mesa, pasando por hacer ejercicio o jugar videojuegos juntos, hasta salir a pasear. Cualquier plan que te mantenga presente en la vida del otro y disminuya el tiempo de ocio es bueno. Esto no solo será benéfico en cuanto a que reducirá los momentos de vulnerabilidad, sino que fortalecerá el vínculo entre ustedes.


Cuando hablamos de que seas el mejor aliado de tu pareja, es esencial reconocer tu rol. Eres apoyo, no eres ni reemplazo ni policía. Sustituir el contenido pornográfico con actitudes o conductas sexuales sólo los dañará profundamente a ambos. Es decir, no quieres quitarle su adicción con base en que te use a ti. Por otro lado, monitorear lo que hace y tener una actitud controladora debilitará la confianza y el canal de comunicación. Teniendo más información sobre el tema del consumo, como lo mencionamos en el punto anterior, los invitamos a ponerse metas juntos y así, luchar juntos.


#3 ¿Qué necesitas tú?


Ante todo este tema, puede ser fácil concentrarnos únicamente en las dificultades a las que se enfrenta nuestra pareja. Sin embargo, también sabemos que también hay un fuerte impacto en ti. ¡Es válido que experimentes emociones intensas! Es natural que vivas tus propios obstáculos, frente al consumo de pornografía de tu pareja.


Si te estás preguntando cómo poder ayudarla, queremos decirte que una de las mejores maneras de hacerlo es atendiendo tus propias necesidades. Conviene dedicarte también a estar mejor tú, no sólo por él/ella, sino porque tú eres importante. A medida en la que tú sanas aquello que está en ti, podrás sentirte mejor y estar para tu pareja de un modo más libre, compasivo y amoroso.


Por eso, te animamos a encontrar y reconocer qué es lo que tú necesitas. No es trabajo solamente de uno, es trabajo de ambos. Aquí queremos recomendarles buscar atención profesional psicológica y espiritual. Estos dos elementos pueden hacer la diferencia al enfrentar los diversos retos que se presenten ¡no estás solo/a! La lucha contra la pornografía y a favor del amor auténtico abre camino a la plenitud de nuestro ser querido, pero también a la nuestra.


#4 ¿Cómo ves a tu pareja?


Toda adicción se resume en lo siguiente: Hábito de conductas peligrosas o de consumo de determinados productos, y del que resulta muy difícil separarse por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica. Entonces entremos a detalle. ¿Esto es difícil para tu pareja? Sí. ¿Es algo que quisiéramos que nadie viviera? Sí. Pero, ¿lo hace menos persona? No.


Cada una de las personas que tiene una adicción tiene el mismo valor que aquellos que tienen las mejores virtudes y hábitos de la vida. Nadie es superior al otro. Todos somos iguales, cada uno tenemos nuestras propias luchas y batallas. Por ende, no debemos voltear a ver a nuestra pareja como inferior, o menos valiosa, sino como la grandiosa persona que es. Esto no solo te hará más fácil a ti la situación, sino será de gran motivación y apoyo para quien amas.


Por otro lado, es muy común, frente al proceso que implica para nuestra pareja dejar la pornografía, pensar algo como: “si ya lo hablamos y en verdad me ama, simplemente dejará esa conducta”. Pero recuerda que una adicción tiene implicaciones a nivel físico, emocional y espiritual, por lo que no es algo que se transforme de la noche a la mañana, toma su tiempo. Tener esto claro te ayudará a obrar con una actitud más compasiva y amorosa, que te permitirá reconocer el esfuerzo que tu pareja está haciendo. Si no está haciendo ningún esfuerzo, te recomendamos seriamente reconsiderar terminar la relación.


#5 ¿Cuál es la solución a este mal?


Tomando en cuenta la situación mundial actual, muchos tratan a personas con adicciones como si fueran contagiados de coronavirus: las aíslan, impiden que los toquen, y las alejan de sus seres queridos. Pero existe una vacuna para el COVID, y también existe una para la pornografía: se llama amor. Tratarnos con respeto y con amor puede impulsar nuestra capacidad de generar anticuerpos a este terrible mal, llamado pornografía.


* * *


Es momento de abrir los ojos, de hablar del tema y de reconocer el valor completo de nuestra pareja y tratarla con el amor que quisiéramos ser tratados nosotros. Sabemos que todas las relaciones son diferentes. Algunos están casados, otros son novios y otros apenas se conocen. Pero todos estamos llamados al amor, a un amor auténtico y sin cadenas. Los queremos invitar a creer en ese gran amor y caminar juntos hacia él.


Si quieres conocer más acerca de nosotros, puedes buscarnos en Instagram: @charliegc15, @sofia.valt, @xnovermx, y @amarasyoficial.