Pornografía vs. realidad



Por: Fight the New Drug*

La pornografía es una fantasía exagerada, y no representa remotamente lo que debería ser una relación sexual saludable.

Esta afirmación podría parecer de sentido común, pero la realidad es que millones de personas ven pornografía esperando informarse acerca del sexo y las relaciones. Por eso, es importante dejar en claro las cosas: mirar pornografía daña tu cerebro y tu vida amorosa.


Profundicemos esto.

1. Evita las lecciones que enseña la pornografía

Si no lo sabías, la pornografía no suele mostrar la “fotografía completa” del sexo, del amor y de las relaciones. Puede ser fácil asumir que el sexo en la vida real es lo que se ve en la pornografía; y que el hecho de imitar lo que se hace en la pornografía puede ser una forma de estimular y fortalecer la conexión física en una relación. Después de todo, si parece que los que están en la pantalla lo disfrutan, ¿por qué no lo disfrutaría yo?

Para despertar la consciencia de que la pornografía no es “educación sexual inofensiva” es importante destacar el hecho de que las cosas que puedes aprender en la pornografía no se aplican a la vida real. En la pornografía, el sexo suele ser practicando como un medio de control, dominación o castigo contra otra(s) persona(s). No es algo que se experimenta con alguien con quien se tiene un vínculo como expresión de afecto e intimidad.

¿Cómo es posible tener una mirada positiva y saludable de la sexualidad cuando la mayoría de personas se acerca a las relaciones sexuales a través de la pornografía? Claramente, lo que mayormente se muestra en la pornografía no son relaciones sexuales placenteras, seguras, libres de coerción, discriminación y violencia.

La pornografía está saturada de violencia contra hombres y mujeres, hace dinero con la degradación y la humillación, y la industria está llena de drogas, abuso y coerción. Más aun, con frecuencia, la pornografía sexualiza relaciones incestuosas, relaciones no consentidas, y promueve un mensaje equivocado acerca de lo que realmente implica el consentimiento.

2. El sexo es mucho más de lo que muestra la pornografía

Parte de aprender cómo tener relaciones sexuales saludables implica darse cuenta de que el sexo es mucho más que un acto aislado. Es más que movimientos mecánicos y robóticos de partes del cuerpo; es mucho más que verse y actuar como alguien que hace pornografía.

Las relaciones sexuales saludables son experiencias humanas que involucran la totalidad de la persona, y son parte de un contexto mucho más amplio que el mero acto sexual. Las relaciones sexuales involucran atracción, excitación, cercanía, confianza, deseo y amor. Incluyen experiencias como tener citas, tomarse las manos, abrazarse y besarse; todo esto como un agregado a la intimidad física. Y lo más importante: las relaciones sexuales saludables deben basarse en un mutuo consentimiento, mutuo respecto y equidad.

La mayoría de veces, la pornografía no incluye ninguna esas emociones o experiencias, y promueve ideas como que el compromiso es “aburrido”, que el placer mutuo no es la prioridad, y que el respeto y la intimidad no son tan importantes como sí lo es el hecho de verse y sonar sexy.

En realidad, el amor real es mucho mejor que la pornografía, sin mencionar que es mucho más saludable. Comparado con el amor real, las relaciones comprometidas, y las relaciones sexuales como expresión de intimidad, la pornografía es una triste exageración, una broma de mal gusto.

3. Las personas se merecen mucho más

Comúnmente, la pornografía muestra la versión más superficial y falsa del sexo y la sexualidad. El sexo real es mucho más de lo que se muestra en Pornhub. Mientras más gente piense que la pornografía es realista o que ayuda a aprender acerca del sexo, o mientras más gente esté dispuesta a hacer lo que ve en la pornografía, la concepción que se tiene del sexo seguirá siendo deformada.

El sexo no es una “commodity”, y las personas no son productos. Las personas son mucho más que sus partes, y las relaciones sexuales son mucho más que lo que muestra la pornografía. No te conformes con lo que muestra la pornografía, más bien pelea por un amor verdadero.

___

*Fight the New Drug es una organización que se dedica a informar acerca de los efectos nocivos de la pornografía. Este artículo fue traducido por el equipo de Ama Fuerte omitiendo algunas partes para reducir su extensión. El artículo original se titula: “Why porn sex is a joke compared to sex in real life.”

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor. Leer más...