Monotonía: ¿qué hacer?



Ya que es el tema del momento, vamos a platicar acerca de él. Resulta que, en la vida de pareja, es muy fácil caer en la rutina, que todo se vuelva muy monótono. Los niños, el trabajo, las ocupaciones, la familia política, el éxito profesional, el dinero, las deudas, esto y aquello siempre quieren llevarse el primer lugar. Así, muy fácilmente olvidamos nuestra prioridad: la persona a la que hemos elegido amar.


Sí, ¡a la que hemos elegido! Porque, si amas de verdad, te das cuenta de que el sentimiento, las mariposas en el estómago y todo eso se terminan, solo para dar paso a algo mucho más profundo: a un amor que es capaz de entregarse una y otra vez por el bien del que ama. Un amor fruto de una elección que ha nacido de conocer y de amar al otro profundamente. Si no tenemos clara esta elección que hemos hecho, el amor rápidamente termina por ahogarse. La monotonía de que cada uno esté en lo suyo termina por centrarnos tanto en nosotros mismos que despreciamos hasta a la persona en la que descubrimos una bondad tan maravillosa que la elegimos para que se quede para siempre en nuestras vidas.


Entonces, la pregunta no es tanto qué hacer para salir de la monotonía, sino qué hacer para volver y volver a elegir a mi cónyuge.

#1 Abandonar el egoísmo


El matrimonio en sí es un acto de generosidad, de los más grandes… La raíz de los divorcios, las infidelidades y las peleas es el egoísmo. Ese que me lleva a olvidarme de quien amo y buscarme sólo a mí mismo.


#2 No dejar de conocerse


Cada experiencia que atravesamos como esposos y familia es una oportunidad para conocer algo nuevo y profundo de nuestra pareja. El problema es que perdemos el asombro y no ponemos atención a las pequeñas cosas. Por ejemplo: cuando nuestra pareja se enoja por algo, muchas veces también nos enojamos, y nos fijamos únicamente en su enojo. Pero, en realidad, nos está mostrando una vulnerabilidad, nos está dando una oportunidad para conocer algo que toca profundo en su corazón, al punto de despertar la ira en él o ella.


#3 Tener momentos de intimidad


Es súper importante pasar tiempo juntos donde puedan mostrarse su amor en plenitud, en una entrega total y generosa. Las relaciones sexuales son una buena forma de hacer esto; vale decir que no la única, pero sí una muy importante.


#4 Conservar la ternura


Hay que cuidar la ternura en el trato. No pueden faltar el “por favor”, el “gracias”, el “te amo”, el cuidarnos mutuamente, el intercambio de miradas, las sonrisas sólo porque sí, ser atentos…


#5 Buscar ayuda para evitar abrumarse


Busquen ayuda. Si en casa hay mucho desorden, busca ayuda con la limpieza; si tienes mucho trabajo, intenta delegar, o trabajar en equipo; si necesitas tiempo en pareja, busca un lugar seguro donde tus hijos puedan pasar un rato; si necesitan un consejo o guía, adelante, búsquenlo. No esperen a que sea demasiado tarde. En todo podemos encontrar ayuda externa, menos en amar a nuestra pareja y familia.


#6 Ser creativos


Salgan de paseo, hagan cosas nuevas, tengan detalles… No tiene que ser nada extravagante o híper planificado. No hay nada mejor que perder el tiempo juntos, para afianzar la elección de amor por el otro.


#7 Tener un corazón atento


Se trata de estar presente para el otro. Las parejas no se rompen de la noche a la mañana: de por medio hay mucho olvido e indiferencia.


#8 Hacer oración y buscar la verdad


No hay alimento espiritual más grande que hacer oración, y no debes dar por sentado tu fe, sino que buscar ir más profundo… ¡Y que mejor que hacerlo juntos! Ayuden juntos a los demás. Hay cosas que unen profundamente, espiritualmente.


* * *


Ten en cuenta estos consejos: al final, la monotonía no se trata de si la culpa fue tuya o fue mía, sino de que juntos construyan una relación de amor profundo día a día. Se trata de ser fieles a una elección libre, consciente y voluntaria por el otro.


Giuliana y Mateo

@seamoslux

@little.ec.family