La Naprotecnología y los tratamientos de fertilidad



Status quo de la salud ginecológica y los tratamientos de fertilidad


La fertilidad y la salud ginecológica están dominadas por la practicidad. Esto se entiende en el marco de los problemas de salud: ¿acaso no se buscan soluciones cuando uno acude a un especialista?


En el campo de la ginecología y la fertilidad, hay dos tratamientos que parecieran haber acaparado con los años casi todas las soluciones: los anticonceptivos hormonales y la reproducción asistida.


#1 Anticonceptivos: un tratamiento que no siempre tiene diagnóstico


Los anticonceptivos hormonales se recetan como tratamiento para los malestares más diversos: acné, ciclos irregulares, sangrados muy abundantes, falta de sangrado, intensos dolores menstruales, y más. Los síntomas más diversos, incluso contrapuestos, encuentran su solución con los anticonceptivos. ¿Cómo se explica que estas causas tan diversas puedan encontrar el mismo tratamiento?


La respuesta está en su mecanismo de acción. Lo que tienen en común todos esos malestares es un funcionamiento inadecuado del ciclo: el origen podrá ser hormonal, físico, u otro, pero su manifestación se da en un ciclo fuera de los parámetros normales. Los anticonceptivos hormonales suprimen el ciclo, con un reemplazo de hormonas artificiales que logran confundir al cuerpo, dejando a esa mujer sin ciclo. No hay ovulación, no hay menstruación, no hay producción de hormonas femeninas. Los anticonceptivos hormonales no solucionan ninguno de los problemas, simplemente porque no tratan su causa. En cambio, solo eliminan su manifestación.


Muchas mujeres, cuando escuchan esta explicación, se resisten explicando que su ciclo finalmente se vio “regularizado” por los anticonceptivos, y relatan cómo su sangrado se volvió regular. Pero es importante saber lo siguiente: el sangrado provocado por las pastillas no es menstruación, sino que se llama "sangrado por deprivación". Los anticonceptivos hormonales eliminan el ciclo de la mujer, con lo cual, esa “regularidad” no es tal, ya que carece de ciclo alguno.


#2 Infertilidad y reproducción asistida: ¿el único camino?


El otro tratamiento que fue ganando cada vez más lugar es el de reproducción asistida. Esta explicación es quizás más fácil aún de entender: cuando uno busca un profesional médico en cuestiones de fertilidad, es porque se encuentra buscando un embarazo que pareciera no llegar.


Las clínicas de fertilización asistida prometen solucionar ese problema. Cuando uno aborda la problemática desde esta perspectiva, se entiende cómo cada vez más las técnicas de reproducción asistida van apareciendo como la única solución posible.


La Naprotecnología: el reconocimiento como principio, la salud como fin último


La naprotecnología es una ciencia médica que viene a trabajar de manera cooperativa con el ciclo de la mujer. Esto quiere decir que la mujer o la pareja que busque un tratamiento napro, recibe necesariamente un servicio educativo donde aprende a reconocer y registrar los eventos biológicos del ciclo femenino. El Modelo Creighton es un sistema donde la mujer y/o pareja logra entender el funcionamiento del ciclo, y a su vez, un registro fiel y confiable. Esto se realiza con una Instructora certificada.


Este registro que la pareja aprende a hacer es la primera herramienta, y el punto de partida de cualquier tratamiento napro. El registro del ciclo según el Modelo Creighton es el medio que el médico Napro tiene para analizar qué está sucediendo en el ciclo. Y a partir de allí, profundizar en estudios para lograr un diagnóstico y, en consecuencia, un tratamiento adecuado.


Así, el médico Napro tiene una primer hoja de ruta de lo que está sucediendo. A partir de ella, y de acuerdo con su criterio profesional, buscará distintos estudios, según lo que los registros vayan mostrando. Eso le permitirá identificar la causa del malestar de la paciente.


Los distintos problemas ginecológicos tienen distintas causas, y por ende, distintos tratamientos. La finalidad será lograr un ciclo sano. Con este objetivo claro, ningún profesional Napro pediría jamás suprimir el ciclo mediante anticonceptivos, dado que esto contradice su misma finalidad. Solamente se medica aquello que no es sano, buscando restablecer la salud debida.


En cuanto a la fertilidad, el objetivo no se aleja demasiado. La Naprotecnología busca restablecer la salud de ambos, varón y mujer. Es importante entender que la infertilidad es un síntoma, no una enfermedad. Es una manifestación que muestra que el cuerpo de alguno de los dos (aunque la mayoría de las veces la causa es multifactorial) no logra funcionar como debería. La función de Naprotecnología será identificar esa causa, y suplementar, medicar o equilibrar según sea necesario.


* * *


La fertilidad es signo de salud de la pareja, la infertilidad lo contrario. La Naprotecnología busca revertir aquello que impide el normal funcionamiento, para devolver la salud, y por lo tanto, la capacidad procreativa de la pareja. No promete ni asegura un hijo, sino buscar exhaustivamente un diagnóstico y tratamiento.


Si te interesa saber más sobre este tema, te invito a visitar mi Instagram: @fertilitycareargentina