¿La moral es una imposición?