La confesión no hace magia