El amor de tu vida eres tú mismo



Muchos soñamos con un amor que nos haga sentir amados y respetados; con un amor que nos impulse. Elena soñaba con amar así también, y le era difícil estar cómoda en la relación, porque no lograba hallarse plena. Hasta que se dio cuenta de que, si ella misma no se amaba, se respetaba y se impulsaba, por más que Nando se esforzara, no se iba a sentir así. Muchas personas —sobre todo las mujeres— esperan que venga una persona a amarlas como se merecen y que les cambie la vida. En pocas palabras: buscan al amor de su vida. Y esto es casi imposible, si no se dan cuenta que uno mismo es el amor de su vida.

Cuando nosotros nos tomamos el tiempo de convertirnos en el amor de nuestra vida, muchas cosas empiezan a cambiar, porque nos hacemos conscientes de que somos personas que merecen amor y respeto. Y así empezamos a darnos primero a nosotros mismos, desde cómo nos hablamos hasta lo que permitimos o no del trato de los demás. Y no hablamos de un amor egoísta, sino un amor como el de Corintios 13: Un amor generoso, compasivo, paciente, misericordioso. Un amor que da fruto en abundancia. Tal vez estás entusiasmado con la idea de convertirte en el amor de tu vida, pero no sabes por dónde empezar. Es como empezar una nueva relación, así que atiende a los consejos que te dejamos aquí.

Conócete a ti mismo en profundidad


Tal vez suena irónico, pero muchas veces no nos conocemos en profundidad. Por poner un ejemplo, a veces no sabemos por qué nos enojamos ante una situación en específico. Siempre cuestiónate y contesta con honestidad, aunque no te guste la respuesta, para ir develando lo que realmente hay en ti. Trátate como te gustaría que te trataran los demás:


Muchas veces somos las personas que peor nos hablamos. Cuando te equivocas, piensa: ¿aceptarías que alguien te hablara como te hablas a ti mismo? Empieza a hablarte con amor. Pasa tiempo a solas


Sal a caminar, haz ejercicio, ten una cita contigo mismo, para que aprendas a convivir en paz contigo y pierdas el miedo estar solo. Tente paciencia


Tente paciencia incluso en este proceso de amor propio, que puede ser algo complejo. Aveces te vas a sentir ridículo haciéndolo, o vas a creer que no lo estas haciendo bien. Pero todo proceso conlleva algún tiempo. No te exijas hacerlo todo perfecto a la primera. Cultiva la relación


No dejes un día sin tener esta relación íntima contigo mismo: recuerda que las mejores relaciones requieren una inversión de tiempo, esfuerzo y mucho amor.

* * *

Esperamos que con estos 5 pasos algún día nos vengas a contar cómo va mejorando tu amor propio. Te mandamos un abrazo grande.


Podes buscarnos en @losdemaria y en www.losdemaria.com