¿Cuántos hijos tener?



Es la gran pregunta que se hacen tantos matrimonios, y que no tiene una respuesta numérica. No nacemos ni nos casamos con un número escrito en la frente. Nadie puede adivinar certeramente cuándo va a tener los hijos ni cuántos, e incluso en muchas ocasiones estos no llegan cuando más los deseamos.


La mejor respuesta


El milagro de la vida es algo que no está en nuestras manos: los hijos los concede Dios, y los padres únicamente nos disponemos a acogerlos. La respuesta a la pregunta “¿cuántos hijos tener?”, por lo tanto, sería más bien esta: “tendremos los hijos que Dios nos conceda y que podamos acoger”.


El contexto cultural nos confunde


Esto, en definitiva, es aquello en lo que consiste la paternidad responsable. ¿Por qué no solemos verlo así? Lo cierto es que este término, “paternidad responsable”, constituye un término muchas veces mal entendido, en un contexto cultural en la que la fertilidad está mal vista y los hijos son considerados como algo a evitar.


La verdadera paternidad responsable


Paternidad responsable no significa paternidad cómoda carente de sacrificio. Tampoco significa convertirnos en dueños absolutos de nuestra fertilidad, manipulándola a nuestro antojo. Que sea “responsable” hace hincapié precisamente en la búsqueda verdadera de lo que puede querer Dios de nosotros en ese momento; en que seamos responsables del cuerpo que nos ha dado y de cómo vamos a actuar con él, y, a la vez, conscientes de que podemos recibir una vida más en nuestras manos.


* * *


En conclusión, paternidad responsable es la actitud de querer acoger a los hijos que tengan que venir, entendiendo la grandeza que esconden la paternidad y la maternidad en todos los sentidos, y viviendo nuestra sexualidad con inteligencia y respeto.


Si te ha gustado el artículo o deseas encontrar más información al respecto, puedes buscarme en Instagram: @evacorujo_letyourselves