¿Cuándo se recomienda posponer el embarazo?



Desde la práctica médica como ginecóloga, acompaño a muchos esposos desde la consulta de fertilidad, y existe una interrogante que muchas de mis pacientes se hacen y que, como médicos, siempre estamos llamados a orientarles para que puedan tomar decisiones futuras como familia: ¿en qué situaciones, desde el punto de vista de la salud femenina, es recomendable posponer el embarazo? Y es que, desde la obstetricia, sí existen múltiples factores que pueden hacer que un embarazo resulte más riesgoso, por lo cual debemos identificarlos, idealmente desde la consulta preconcepcional, para que la búsqueda de la gestación se presente en el tiempo más propicio, de acuerdo con esta estratificación del riesgo y con un óptimo estado de salud femenino.


Por lo anterior, en algunas ocasiones como obstetras debemos recomendar el posponer el embarazo, ya sea de forma temporal o indefinida, cuando se presentan ciertas circunstancias que desde la medicina podemos considerar como “graves”. Esto, recordando siempre que la ponderación de buscar o posponer el embarazo está en el discernimiento de los esposos con Dios, pero que nuestro deber como ginecólogos —que hemos estudiado para servirles y guiarles— consiste en informar en totalidad, para que puedan tomar una decisión responsable y libre.


Es así como quisiera contarles algunas de las condiciones médicas en las cuales recomendamos posponer el embarazo para disminuir complicaciones maternofetales y desenlaces obstétricos adversos, y para que puedan conocer algunos conceptos con los que vale la pena familiarizarse cuando se trata de buscar un embarazo.


Aborto espontáneo

Cuando los esposos han tenido un aborto espontáneo, desde la experiencia médica usualmente recomendamos una espera de 3 a 6 meses para la búsqueda del siguiente embarazo. En efecto, aunque en lo atinente a la salud física no hay evidencia robusta que indique que sea necesario ese tiempo de espera [1] [2], como esposos deben realizar el duelo que implica la pérdida de un hijo que esperaban con amor. Por lo tanto, personalmente les aconsejo a quienes han vivido esta situación, primero sanar su corazón, para que puedan emprender la búsqueda cuando ambos se sientan preparados, sin presiones, recordando que la fertilidad es de los dos y que su decisión debe basarse sólo en lo que ambos, en oración, vayan dilucidando, y no en expectativas externas.

No obstante, sí es relevante mencionar que existe literatura que reporta un aumento de la tasa de aborto con periodos intergenésicos (entre gestación y gestación) menores a 6 meses [3] [4].


Periodo intergenésico muy corto


También es elemental que haya un periodo de tiempo prudente entre un embarazo y la búsqueda del siguiente. La evidencia científica establece que un periodo intergenésico menor a 18 meses o mayor a 59 meses se ha asociado a aumento de desenlaces perinatales adversos [5] [6], como parto pretérmino —antes de las 37 semanas de gestación—, bajo peso del bebé al nacer, y fetos pequeños para la edad gestacional [7].


Sin embargo, es importante individualizar cada caso, ya que, dependiendo de la edad de la paciente, de su deseo de fertilidad posterior, de sus antecedentes patológicos —en especial, ginecológicos— y de la existencia o no de diagnóstico de infertilidad, pueden hacer variar esta recomendación a periodos más cortos, menores de 18 meses, pero mayores a 6 meses [8].


Por otro lado, vale la pena mencionar que el periodo intergenésico prolongado (mayor a 60 meses) se ha asociado a distocia (anomalías en el curso del trabajo de parto) y a preeclampsia, enfermedad grave que puede afectar a las mujeres en gestación, por la cual se da una elevación en la tensión arterial, asociada a otras alteraciones orgánicas.


Antecedente de cesárea o cirugía uterina previa


En aquellas pacientes con 1 o más cesáreas previas, o con antecedente quirúrgico de miomectomía u otras cirugías uterinas que implican incisiones uterinas significativas, la recomendación es esperar al menos 18 a 24 meses para búsqueda del siguiente embarazo, por el riesgo de ruptura uterina, falla de un parto vaginal —en aquellas con sólo 1 cesárea y que cumplen otras condiciones necesarias para el parto vaginal— y parto pretérmino [9] [10].


Enfermedad materna grave


Cuando existe el diagnóstico de alguna patología materna —como cardiopatías específicas o enfermedades autoinmunes—, y esta se encuentra descompensada o en crisis, se hace necesario posponer el embarazo, ya sea de forma temporal, mientras se logra control de la enfermedad, o incluso de forma indefinida, según la severidad de la condición. En este punto, es muy importante seguir las recomendaciones de su obstetra, para identificar el momento en que resulte menos riesgosa la búsqueda del embarazo.


* * *


En el caso de que definan, en un dialogo abierto entre esposos, que pospondrán el embarazo, es primordial que sepan que a través del reconocimiento de la fertilidad podrán hacerlo por el tiempo que determinen, y que una vez que decidan buscar nuevamente un embarazo, reconocer su fertilidad les permitirá hacer una transición rápida a este nuevo objetivo, sin preocuparse por efectos adversos, y sabiendo que su fertilidad se ha mantenido intacta.


Por último, quisiera aclarar que estas son simplemente algunas consideraciones, que todos los esposos que buscan un embarazo deben tener en cuenta, según su situación particular, pero que siempre deben buscar una orientación médica especializada y personalizada en la consulta. Allí, los médicos los esperamos para poder resolver sus dudas, y que así puedan tomar la mejor decisión para conformar una familia de forma responsable y feliz.


Bibliografía.

[1] Baltra E, Estebeni, de Mayo G, Tomás, Rojas G, María de los Ángeles, & Arraztoa V, José Antonio. (2008). TIEMPO RECOMENDADO PARA UNA NUEVA CONCEPCIÓN POST ABORTO ESPONTÁNEO. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 73(2), 79-84. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262008000200002

[2] ACOG Practice Bulletin No. 200: Early Pregnancy Loss. Obstetrics & Gynecology: November 2018 - Volume 132 - Issue 5 - p e197-e207doi: 10.1097/AOG.0000000000002899

[3] Marston, C. Report of a WHO technical consultation on birth spacing. World Health Organization, 2005; 1-37

[4] DeWeger, FJ.,Hukkelhoven,CW, Serroyen, Jan.,Te Velde, ER, Smits,LJM. Advanced maternal age, short interpregnancy interval, and perinatal outcome. American Journal of Obstetrics and Gynecology. 2011;204:421.e1-9.

[5] ACOG Committee Opinion No. 762: Prepregnancy Counseling. Obstet Gynecol. 2019 Jan;133(1):e78-e89. doi: 10.1097/AOG.0000000000003013. PMID: 30575679.

[6] Zavala-García, Abraham, Ortiz-Reyes, Heidy, Salomon-Kuri, Julie, Padilla-Amigo, Carla, & Preciado Ruiz, Raymundo. (2018). Periodo intergenésico: Revisión de la literature. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 83(1), 52-61. https://dx.doi.org/10.4067/s0717-75262018000100052

[7] Conde-Agudelo A, Rosas-Bermúdez A, Kafury-Goeta AC. Birth Spacing and Risk of Adverse Perinatal Outcomes: A Meta-analysis. JAMA. 2006;295(15):1809–1823. doi:10.1001/jama.295.15.1809

[8] Op cit. 5

[9] Op cit. 5

[10] Op cit. 6