Comunicación: trabajar en equipo



La comunicación es una de las tres letras “C" que componen la base del noviazgo. Las otras dos son el consenso y la confianza. En realidad, las tres pivotan hacia una misma dirección: hacer de la pareja un equipo.


Sincronización y tiempo de calidad


Para poder entender la importancia de la comunicación en el noviazgo, se podría comparar a los novios con un equipo de piragüismo. Todo el mundo sabe que en ese deporte no es tan importante la valía de los integrantes como su capacidad para entenderse. Además del entrenamiento individual, este deporte requiere ejercitar el entendimiento entre ellos, y su debida sincronización. Esto último sólo se consigue con un uso de la comunicación constante. En todo momento deben estar conectados, para saber qué es lo que va a hacer cada uno.


Algo parecido pasa en la pareja. Para poder avanzar hacia la meta, una pareja necesita sincronizarse, y eso solo se consigue con mucho entrenamiento; en definitiva, con mucho tiempo de calidad. Hablar mucho, y hablar de cosas importantes. Sólo mediante el conocimiento del otro podremos saber si esa relación avanza hacia un mismo lugar o si, por el contrario, cada uno está tomando un camino distinto.


¿Qué implica comunicarse?


La comunicación no es solo hablar. Es decir: la comunicación no verbal resulta tan importante como una buena conversación. Los gestos, las miradas y las formas de actuar del otro también nos brindan una información muy valiosa. Información que no sólo me servirá para saber que mi pareja ha tenido un mal día en una tarde lluviosa, sino para entender también que efectivamente odia los días de lluvia, y que siempre lo hará.


La escucha constituye una parte importante de la comunicación. Todo el mundo sabe que siempre hay uno de la pareja que habla más, y otro que es más de escuchar. No pasa nada: se trata de algo normal. En este punto, no debo agobiarme ni intentando que el otro me escuche, ni intentando que se comunique conmigo. La clave aquí está en ponerse a disposición de las virtudes del otro. Debemos conocer qué es lo que hace bien el otro, y exprimir esas virtudes, por así decirlo, para que juntos consigamos llegar a la meta.


¡Trabajemos en equipo!


Por último, nos gustaría remarcar la importancia de comunicarse desde el respeto. Es fundamental recordar la finalidad de la comunicación en el noviazgo: en ella, los dos deben estar valorados por igual, y las distintas opiniones no deben confluir en discusiones absurdas, sino servir para conocerse mutuamente. Esto último no se consigue de un día para otro. Vivimos en una sociedad que nos empuja al individualismo y al conflicto constante. Los novios debemos dar puerta a esa imposición de la sociedad, y actuar más como equipo, no tanto como enemigos.


Terminamos con una frase de José Pedro Manglano, que figura en su libro Aprender a amar es posible si sabes cómo. Allí dice: “Es más importante haberlo hablado todo que estar de acuerdo con todo”. Aprovechando este tema, os recomendamos este libro, que incluye al final un listado de preguntas de temas para hablar con tu pareja; os ayudará a tocar temas de calidad para que puedan avanzar juntos hacia la meta.


* * *


Si tenéis cualquier pregunta, no dudéis en escribirnos a @princespequitas, la cuenta personal de Ana. ¡Nos vemos en el próximo artículo!