Claves para saber si la relación ha terminado



En una relación puede resultar difícil identificar cuándo se trata de una etapa de crisis y cuándo la gravedad de la herida hace prever la ruptura.


Generalmente, la relación no muere de un día para otro, sino paulatinamente. Cuando intuyes los síntomas del desamor, es necesario que te tomes el tiempo suficiente para estar seguro de tus sentimientos. Sin embargo, tampoco hay que alargar el tiempo innecesariamente, puesto que la incertidumbre puede ser peor que el desamor.


Para evaluar si la relación se ha terminado es necesario plantearse una serie de cuestiones con sinceridad y realismo, para así evitar alargar la ruptura.


#1 Balance personal y de la relación


¿Te interesa salvar la relación o no te sientes con fuerzas para pelearlo? ¿Son mayores los pros o los contras de la relación? ¿Realmente te aporta, te hace crecer como persona? ¿Te estás autoengañando? ¿Son mayores los momentos de felicidad, o estás constantemente triste y preocupado?


Cuando la relación “hace aguas”, aparecen sentimientos que producen un fuerte desgaste emocional: estás intranquilo, no tienes ganas de estar con la otra persona, sientes indiferencia, apatía, mal humor; no salen de forma natural muestras de cariño, cualquier excusa sirve para reprochar algo y la queja se convierte en la principal de las entonaciones.


#2 Necesidad de desaparecer


Cuando sientes que tu relación ha tocado fondo nace un fuerte deseo de escapar, de huir de la realidad que estás viviendo. Te gustaría verte de repente sin esa unión que os vincula, pero sin tener que afrontar el angustioso momento de las explicaciones.


#3 No proyectas un futuro en común


Cuando no sientes la ilusión de compartir un proyecto de vida en común, valores, educación y filosofía de vida, es muy probable que la relación no tenga razón de ser. La falta de visión de futuro, hace que prestes mayor atención a lo que pierdes por estar "atado" a esa persona.


#4 Falta de admiración


Cuando te desenamoras, cambia tu percepción del otro. Pierdes la admiración, y esto provoca falta de tolerancia hacia sus errores y defectos, los cuales ahora se hacen evidentes e insoportables. El cuerpo también comunica esa falta de afecto.


#5 Falta de confianza


La confianza es un elemento esencial en el funcionamiento de la relación. Tu pareja tiene que ser tu mejor amiga. Necesitas poder contarle aquello que realmente sientes, sin necesidad de fingir ni de proyectar una imagen de algo que no eres. Puede que el problema esté en la indiferencia de la otra parte, que no tiene ganas de escuchar ni apoyar.


Cuando el destinatario de tus confidencias, inquietudes y deseos pasa a ser un amigo o una familiar, tu relación está empezando a fallar.


#6 Comunicación unidireccional


Esto ocurre cuando uno de los dos comienza a dar muestras evidentes de desinterés y deja de llamar, escribir o encontrar tiempo para su pareja. La comunicación empieza a ser unidireccional, saliendo siempre del mismo.


#7 Uno lleva la mayor parte del peso


En cualquier relación una de las partes es más generosa y servicial que la otra. Pero, cuando uno de los dos prioriza constantemente su propio interés, sin ceder a favor del otro, provoca un gran dolor. Y este se puede convertir en un desencanto letal.


#8 Desaparecen los momentos de diversión y compartir momentos juntos


En una relación sentimental es necesario divertirse juntos, sin que sean indispensables grandes planes. El paso del tiempo contribuye a normalizarlo todo, pero no se puede perder la capacidad de sorprender y de compartir momentos agradables. El aburrimiento puede llevar al desenamoramiento, y se buscan excusas para reducir los encuentros.


#9 Discusiones constantes


Los conflictos excesivos muestran una grave lesión en la relación, pues generan malestar y, muchas veces, diferencias irreconciliables. Las malas formas al hablar son una falta de respeto, una forma de agresividad verbal y un ejemplo claro de desamor.


#10 Falta de entendimiento en materia sexual


Las manifestaciones de cariño tienen que ser acordes al nivel de compromiso. En muchas ocasiones, uno de los dos se incomoda porque su pareja le exige una intimidad física que no se corresponde con la intimidad espiritual. La entrega sexual puede ser manifestación del amor en el matrimonio, pero nunca causa del amor ni prueba del mismo fuera de él.


En otras ocasiones, la falta de muestras de afecto; caricias, besos, palabras cariñosas hacen que la relación se vaya enfriando y pueden evidenciar un distanciamiento en la pareja.


#11 Infidelidad


La infidelidad es una clara muestra de falta de amor y en el noviazgo produce una fisura mortal. Pasar por alto la infidelidad en el noviazgo supone renunciar a la exclusividad de tu amor, y predisponer al otro a la repetición del hecho del que ha salido inmune. En el caso del matrimonio, implicará un discernimiento más profundo.


#12 Tu familia y amigos intuyen que algo va mal


En las relaciones de pareja es difícil analizar con objetividad lo que realmente está ocurriendo. Por este motivo, en numerosas ocasiones, las personas que nos rodean —amigos, familiares…— tienen una visión mucho más atinada. No obstante, tienes que saber ponderar las opiniones, en función del grado de confianza que te producen. No todos los consejos son fiables.


#13 Sentirte enamorado de otra persona


Sentir atracción o incluso enamoramiento puntual por otra persona no implican necesariamente dejar de querer a tu pareja, puesto que esos sentimientos pueden desaparecer. Si quieres apostar por la relación, lo que no puedes hacer es alimentar los sentimientos que se han interpuesto.


* * *


Cuando dudamos sobre el futuro de nuestra relación, es bueno analizar el motivo de la ruptura, y si es posible luchar por salvarla. Si el final se ve claro, lo mejor es terminarla.


Para conocer más de mi contenido o por alguna duda, puedes buscarme en Instagram: @natbarcaiz