Cariño por una amistad del mismo sexo no es enamoramiento



El amor y la amistad tienen muchos puntos en común. Por eso, en un momento dado, dos amigos pueden dudar acerca del tipo de sentimiento que tienen el uno por el otro. Les puede costar diferenciar si se trata de un amigo o de una relación sentimental. Hay muchas relaciones amorosas que surgen de la amistad, pero también puede ocurrir que el sentimiento de enamoramiento sea unilateral, y la amistad se complica.


Al pasar de la amistad a la relación romántica, siempre existe el peligro de ser rechazado y, en el caso de parejas del mismo sexo, puede generar además mucha confusión. Nos vamos a centrar en este caso.


Amistad y amor romántico


Salir con alguien como pareja tiene muchos aspectos en común con la amistad, pero es una situación diferente. Hay un mayor grado de exclusividad.


Tanto en la amistad como en el amor romántico, se trata de una entrega desinteresada, incondicional. Existe una conexión emocional fuerte, que despierta sentimientos muy intensos, gran admiración y una compatibilidad de intereses y gustos que refuerzan ese vínculo emocional. Es normal desear pasar tiempo juntos, compartir confidencias y sentirse muy bien estando cerca.


Gestionar las emociones


Es fundamental saber gestionar las emociones y sentimientos, para no confundirse y tomar decisiones que puedan hacer mucho daño.


La adolescencia es una etapa de cambios físicos y hormonales, que despiertan pensamientos y sentimientos sexuales. En muchas ocasiones, pueden generar inquietud y ser difíciles de identificar. Esta confusión puede ser más acusada cuando las personas tienen pensamientos románticos o sexuales respecto de alguien del mismo sexo. Es normal que esto ocurra.


La confusión del método “prueba y error”


En muchos casos, puede ocurrir que el paso del tiempo confirme esta orientación sexual. Pero, hoy en día, es preocupante observar cómo el método utilizado para aclarar la orientación sexual es el de "prueba y error". La sexualidad afecta a todas las dimensiones del ser humano: biológico, psicológico, espiritual y social. Tomar una decisión equivocada en materia sexual puede generar, por tanto, muchas heridas.

Por supuesto que la homosexualidad exige el mayor de los respetos y aceptación de las personas que tengan dicha orientación, pero otra cosa es que, hoy en día, ante cualquier duda (propia de la edad) se pruebe la homosexualidad como solución al vacío afectivo que se experimente. Este es el caso que quiero analizar.

Aclarar los sentimientos

Lo primero que hay que hacer para aclarar sentimientos es dar tiempo al tiempo. El transcurso de los días puede enfriar esos sentimientos o, por el contrario, confirmarlos.

Pongo el caso de dos personas del mismo sexo que establecen una buena amistad. Grandes amigos y confidentes, es fácil que lleguen a malinterpretar dicha amistad y confundirla con el enamoramiento. Sentirse bien al lado de un amigo, tener el deseo de mostrar corporalmente el afecto, estar seguro a su lado y desear su presencia son cosas que pueden suceder con total normalidad en una amistad.

En la adolescencia se tienen amistades muy pasionales que, con mucha frecuencia, nada tienen que ver con la homosexualidad. Es importante aprender a cultivar la amistad sin necesidad de que haya nada más. Es normal que, cuando hay mucha afinidad, la necesidad de estar uno al lado del otro sea cada vez mayor y se busquen espacios y momentos en los que compartir planes.

En ocasiones sentir celos por tu amistad confunde. Sentir celos no significa estar enamorado. Simplemente, puede doler sentirse en un segundo plano al ver que tu amistad dispone de menos tiempo para ti.

Madurar primero lo emocional

Hoy en día se ha banalizado la sexualidad, se entra rápidamente en el contacto carnal sin haber madurado antes el vínculo emocional. En el caso que nos compete, el de las personas del mismo sexo, puede ocurrir que, ante la explosión de sentimientos, se pase a tener contacto sexual sin haber dejado tiempo para gestionar las emociones.

Esto provoca gran confusión, pues el contacto sexual, aumenta los niveles de oxitocina, que contribuyen a generar una vinculación emocional mucho más estrecha. "La piel siente", y ante un estímulo se puede producir una respuesta sexual, que provoca placer. Esto no implica que exista homosexualidad, pero el sentimiento de bienestar confunde. Y se identifica como amor romántico f lo que no lo es.

* * *

Tener contacto homosexual no condiciona necesariamente la orientación posterior. Estas manifestaciones homosexuales pueden desaparecer con el tiempo. Pero es indiscutible que la actuación práctica refuerza la homosexualidad. Esta es la cuestión que me preocupa: ver cómo, ante la confusión propia de determinadas edades, se fomenta el "probar" y se presentan esas conductas sexuales como una opción carente de consecuencias. Se está generando así gran confusión, y muchas heridas. La sexualidad (heterosexual y homosexual) siempre tiene profundas consecuencias en la persona. Es necesario dar tiempo al tiempo para gestionar adecuadamente los sentimientos. El cuerpo siempre es más rápido. Los sentimientos necesitan tiempo para aclararse.

En algunos casos, la curiosidad lleva a tener actos homosexuales esporádicos, pero la continuación en el tiempo de esta conducta puede generar una gran confusión y llevar a reafirmar una homosexualidad latente o una bisexualidad que, de haberse madurado sin pasar a la práctica sexual, pudiera haber llevado a otra conclusión. Cuando se toman decisiones precipitadas y se llega a conclusiones equivocadas, se produce gran infelicidad. En estos casos es necesario aportar grandes dosis de comprensión y afecto.


Para más información, puedes buscarme en Instagram: @natbarcaiz