Cómo vencer las dificultades para enseñar y aprender métodos naturales



Es bueno saber a qué dificultades nos enfrentamos al enseñar o aprender Métodos Naturales (en adelante, MN). En mi caso, empecé siendo usuaria del Método Billings cuando nació nuestra primera hija. Poco después me formé como monitora de dicho método, y también del Método Sintotérmico. Tras ocho años siendo usuaria y profesora de cientos de parejas, me gustaría mostrar con este post las principales dificultades que se puede encontrar tanto la persona que aprende como la que enseña un MN.


Obstáculos en el aprendizaje


La impaciencia.

Los ciclos tienen sus tiempos, y no podemos adelantarnos a ellos. La fertilidad se observa e interpreta diariamente. Cuando se va a comenzar este recorrido, hay que mentalizarse que es el cuerpo el que nos mandará señales, y nosotros las iremos recopilando para sacar conclusiones, poco a poco. A veces se necesitan solo tres ciclos para entenderse bien, pero otras, más. Por ejemplo, la fertilidad de un posparto es una situación que requiere más paciencia.


La inconstancia.

Para usar bien un MN es fundamental llevar un registro diario. Puede ser que por pereza o descuido la gráfica se vaya quedando en blanco en días diversos. Esto es un problema de cara a la efectividad del método, yaque sin datos, poco podemos interpretar. Si no se hace bien el método, es como no hacerlo.


La falsa seguridad. Significa pensar que los ciclos van a ser siempre iguales, cosa que no siempre sucede. No podemos partir nunca de presupuestos. La efectividad de un MN está precisamente en jugar con los datos objetivos que nacen de la observación fiel y diaria. Por ejemplo, si una mujer es regular y suele ovular en el mismo día del ciclo, eso no quiere decir que vaya a ser así en todos sus ciclos.


Obstáculos en la enseñanza


Pasar de la teoría a la práctica.

Cuando las monitoras nos formamos, tenemos en nuestras manos las herramientas necesarias para diferenciar o descubrir por ejemplo ciclos normales de ciclos irregulares. Cada mujer es única, y la monitora ha de adaptar la enseñanza y el seguimiento a cada mujer, junto con su pareja, en particular. Porque no todas tienen los mismos ciclos ni el mismo ritmo de aprendizaje.


La implicación en la intimidad de la pareja.

La monitora debe tener siempre claro que su papel es enseñar el uso del método, la forma de registrar y las reglas convenientes para espaciar o conseguir embarazos. Por ejemplo, si los usuarios no desean embarazo, y preguntan a la monitora si pueden o no tener, ella únicamente les ayudará a interpretar la gráfica.


Pero nunca debe inmiscuirse en cuándo debe o no tener relaciones esa pareja, porque la decisión y responsabilidad de un posible embarazo, en última instancia, es de la propia pareja. De ahí que sea muy conveniente que los hombres también asistan a las clases, porque es un tema que les atañe a ellos de igual modo que a la mujer, y su papel es apoyarla en el proceso y uso del MN.


La disponibilidad.

En la medida en que se pueda, es bueno que la persona que enseña, especialmente al inicio del aprendizaje, se encuentre disponible para la resolución de dudas habituales que le puedan surgir a la mujer que está aprendiendo a entender su fertilidad. Ambas partes pueden acordar cuál es la vía más sencilla para mantener el contacto.


* * *


¿Te encontraste con alguna de estas dificultades a la hora de utilizar un MN? Espero que este post te haya servido para aprovechar mejor ese método, y sortear toda dificultad.


No dejéis de seguirme en mi cuenta de Instagram: @evacorujo_letyourselves.