Amigos con derechos



Hoy en día resulta complicado el compromiso en todas las facetas de la vida y particularmente en el terreno amoroso. El “amor con derechos” o las “relaciones exprés” se han convertido en la principal forma de relación afectiva entre hombres y mujeres. «Enrollarse, abarca desde unos cuantos besos hasta una relación sexual completa y, temporalmente, desde una relación de una noche a la de continuidad prolongada.»

La principal característica de una relación “de rollo” —o de “amigos con derechos”— es mantener un contacto íntimo con alguien, sin necesidad de comprometerse. En ella, dos personas quedan cuando quieren y tienen relaciones de tipo sexual sin obligaciones posteriores. No debes esperar nada. Se trata de una relación puramente sexual.

Inconvenientes del sexo sin ataduras

Las relaciones entre “amigos con derecho a roce” no son tan sencillas y libres como se predica. Si no quedan claras desde el principio las condiciones, surgirán malentendidos por las formas de actuar de cada uno.

1. Es poco probable que acaben en noviazgo

Es poco probable que las relaciones de los “amigos con derecho a roce” acaben en noviazgo. Si puede “obtener sus derechos” contigo sin necesidad de compromiso, ¿por qué se iba a complicar la vida? La relación concluirá cuando alguno de los implicados encuentre otra persona que le produzca mayor atracción.

2. Puede ocurrir que una de las personas quiera algo estable y la otra no

En las relaciones “con derechos”, tarde o temprano puede ocurrir que una de las personas quiera tener una relación estable y la otra no.

La relación “de rollo” puede continuar sin formalizarse porque hay interés de ambas partes: quien está más enamorado, se mantiene en la relación por temor a perder a la otra persona. Prefiere tenerla así que no tenerla. Quien no tiene interés en formalizar la relación puede desear que continúen los contactos sexuales en su propio beneficio. Alargar la relación “de rollo” ahonda la herida del que se ha enamorado. Es necesario cortar.