¡Amar cada día más, nunca in-más!



¡Hola! Somos Pía y Jorge y este es nuestro primer artículo por aquí. Por ello, nos gustaría empezar contándoles una historia. Hace algunos años, en un encuentro de jóvenes, un charlista contaba de la época en que él y su esposa ⎯los llamaremos Andrés y Carolina⎯ se preparaban para su boda. Un día, asistieron a la parroquia para tener una entrevista con el sacerdote que los casaría y, mientras estaban reunidos, el curita comenzó a interrogarlos.


⎯Andrés, cuéntame: ¿cuántos años llevas con Carolina?

⎯Estamos juntos desde hace 3 años, padre.


⎯Muy bien. ⎯El padre volteó a ver a Carolina⎯. Ahora, cuéntame tú, Carito: ¿amas a Andrés más que hace 3 años?


⎯¡Por supuesto que sí, padre! ⎯respondió ella muy segura.


⎯Qué bueno, ¿y lo amas más que hace un año?


⎯¡Sí, padre, lo amo más que hace un año!


⎯Maravilloso ⎯continuó él⎯. ¿Y más que hace un mes?


Carolina esta vez contestó con cierta inseguridad:


⎯Sí… Supongo que sí.


Pero el curita insistió:


⎯¿Y lo amas más que hace una semana?


⎯Bueno…, sí, creo que sí. ⎯Carolina, ya con menos confianza, miraba a Andrés con los hombros encogidos.


El padrecito los observó y les dijo lo siguiente ⎯o más o menos lo siguiente⎯, con voz firme:


⎯Mientras más hacia atrás mira una pareja, es más fácil darse cuenta de lo mucho que ha crecido su amor. Han pasado por distintas experiencias, dificultades y alegrías, y eso los ha ido fortaleciendo. Pero cuanto menos tiempo ha transcurrido, es más difícil reconocer este crecimiento. Sin embargo, es esto a lo que están llamados: a amarse cada día más. ⎯Un breve silencio enfatizó esta sentencia, y luego el cura continuó⎯: Están llamados a que su amor sea siempre un poco más grande que el día anterior, y nunca más grande que el día siguiente. En esa dinámica, su matrimonio se mantendrá siempre fuerte, fiel y feliz.


Escuchar esta historia marcó un antes y un después para nosotros, y nos recordó la dinámica viva del amor de pareja, que siempre está llamado a crecer. También nos hizo crear un blog, llamado “Cada día más”⎯. Y no es que tengan que atravesar situaciones muy difíciles o complejas para lograrlo, sino tener esta mirada consciente, atenta y extraordinaria en su día a día. Aquí les dejamos tres ejemplos muy sencillos para que puedan aplicarlo:

#1 Sean agradecidos (y díganlo en voz alta)


La vida no siempre es fácil. Pero, si nos detenemos un momento, hay tantas razones por las cuales agradecer… Y nuestra pareja debería estar en lo más alto de la lista. ¡Su vida en nuestra vida es literalmente un regalo! Así que aprovechemos cada oportunidad para decirlo en voz alta y dejar en claro que amamos que estén a nuestro lado.

#2 Cuiden los detalles


Ya sea que tengan un mes de enamorados, cinco años de casados o cuatro nietos, sean siempre detallistas el uno con el otro. Enamoren y déjense enamorar con pequeños gestos de amor o de servicio. ¿Un secreto? Siempre tengan en su celular una nota donde apunten ideas de los detalles que pueden tener para sorprender al otro. A veces tu pareja suelta una que otra “pista” ⎯a veces, más indirecta; otras, no tanto⎯, y hay que saber recogerlas.


#3 Celebren los pasos que dan (grandes y pequeños)


Desde un curso terminado, pasando por la compra de nuevos muebles para la sala, hasta la llegada de un nuevo integrante a la familia. Celebren cada bendición, cada dificultad superada y el tener a alguien con quien surfear las olas de la vida. Una copa de vino nunca viene mal ;-) .


* * *


Esperamos que les haya gustado esta historia, y que su amor ⎯propio, de pareja, familiar…⎯ sea cada día más grande. Si tienen alguna duda o pregunta, escríbannos con confianza a @cadadiamasblog en Instagram. ¡Nos vemos en el siguiente artículo!