6 cosas que aprendí en los primeros años de casada



Me parece increíble lo rápido que se pasaron 4 años de casados. Los novios nos suelen preguntar seguido “¿qué tal estos primeros años juntos?, ¿qué nos aconsejarías?”. Así que me gustaría resumir por aquí 6 cosas que aprendimos en estos primeros años:


#1 Aprende a comunicar lo que sientes


No reduzcas tu respuesta a “estoy bien, estoy mal, estoy feliz o estoy triste”. De hecho, existe en la Psicología una rueda de emociones—que puedes encontrar en cualquier buscador— que te ayuda a definir mejor cómo estás: optimista, decepcionado, satisfecho, avergonzado, etcétera. Esto le dará una mayor claridad a tu cónyuge al momento de intentar entender cómo te sientes, y así habrá una mejor comunicación.


#2 Ten especial cuidado con las formas


Las formas con las que te diriges al otro pueden cambiar radicalmente el curso de una discusión. El volumen de la voz, la postura, los gestos, la mirada, las palabras que se utilizan… Mucho dominio propio para hablar con tranquilidad y utilizar palabras adecuadas, y no las primeras que se me vienen a la mente.


#3 No te detengas en peleas tontas


Puede sonar tosco, pero los primeros años hay muchas decisiones que tomar como matrimonio, partiendo desde cosas tan pequeñas como quién saca la basura. Por lo tanto, es normal que haya diferencias que puedan convertirse en una discusión. ¡Elige cuáles valen la pena! Este consejo me lo dieron antes de casarme, y me ayudó mucho. No te entrampes en cosas pequeñas, que podrían solucionarse de forma rápida: guarda energía para las discusiones que implican temas relevantes, porque seguramente las van a haber.


#4 No se trata de quién gana


En un mundo en el que todos quieren tener la razón, no es raro que eso se traslade al matrimonio. “Quiero ganar como sea esta pelea, no sé si porque tengo la razón o simplemente quiero tenerla”. Para escapar a esta actitud, es importante recordar que el otro no es tu competidor ni tu enemigo. Son un equipo: el que debe ganar es el matrimonio en conjunto. Por lo tanto, ceder también es ganar.


#5 No busques el 50/50


Somos un equipo en el cual no siempre se puede buscar que ambos dediquemos la misma cantidad de tiempo para, por ejemplo, las tareas del hogar. Algunas veces será 60/40, otras 30/70…, según ustedes se organicen. La idea es siempre estar dispuesto a ayudar al otro, a pesar de que implique sacrificios. Se trata de servir, con amor.


#6 Las discusiones se revuelven en casa


Es probable que mucha gente quiera saber cómo va la convivencia entre ustedes, ya que son los primeros años de casados. Y algunos incluso querrán opinar sobre sus “primeras discusiones”. Pero ustedes sean muy prudentes al momento de compartirlas con otras personas: no siempre es adecuado exponerlas, ya que esto podría generar nuevas discusiones o confusión con respecto a las decisiones que hayan tomado entre ustedes al momento de solucionar el problema. Aprendan a filtrar comentarios y consejos, especialmente de sus familias. Seguramente, se los darán con la mejor intención de ayudarlos. Pero la última palabra siempre deben tenerla ustedes, que tienen un panorama más amplio y que están aprendiendo a resolver sus conflictos propios de la convivencia.


* * *


Con estas sencillas ideas, tomadas de mi experiencia de estos primeros años de casada, creo que podemos tener un buen punto de partida para seguir adelante. Juntos, con amor y con respeto, ¡vamos por muchos años más!


@todaunavidablog