5 excusas para romper una relación amorosa



Siempre resulta costoso dejar una relación. Casi siempre es más doloroso que te dejen, pero hay que tener en cuenta que es difícil en ambos sentidos. El que deja comienza a sufrir desde el momento en el que toma conciencia de que la relación no funciona y empieza a vislumbrar la posibilidad de dejarlo.


Sentimiento de culpabilidad y justificaciones para paliar el dolor


En muchas ocasiones, el sentimiento de culpa por el sufrimiento del otro y el deseo de hacer el menor daño posible impide afrontar la ruptura en su debido momento. A pesar de que la otra persona no ha hecho nada para merecer tu abandono, existen una serie de motivos por los que, en estos momentos, no es posible continuar con la relación.


Puedes sentirte incapaz de expresar al otro la verdad de tu distanciamiento. Buscas entonces mil excusas que puedan resultar creíbles. Lo mejor siempre es expresar la verdad de lo que sientes y dejarlo todo claro, pero no siempre resulta fácil y se utilizan justificaciones “no del todo reales” para dulcificar el desencuentro.


Interpretar la verdad de lo que te dicen


Cuando tú eres la persona a la que han dejado, las excusas pueden resultar creíbles, pero tienes que ser consciente de que la explicación que te han dado para dejarte es una excusa para no hacer demasiado daño. Si no lo interpretas adecuadamente, puedes engañarte con la justificación y albergar la esperanza de que volveréis.


No hay nada más angustioso y sentencioso que ese “tenemos que hablar”. Suele significar siempre que algo no va bien y en la mayoría de las ocasiones la sentencia está asegurada. Acto seguido empiezan las excusas que con tanto cuidado se han elaborado.


#1 “El problema no eres tú, soy yo”


La más común es del tipo: “Te mereces a alguien mucho mejor que yo”; “Yo sólo te voy a hacer sufrir porque no puedo darte lo que necesitas”; “Soy un desastre y no quiero hacerte daño”; “Si no fuera porque te quiero, me daría igual seguir”; “Eres demasiado para mí…


¿Realmente crees que alguien que está muy enamorado deja a la persona a la que quiere para que le quiera otro? NO. Alguien que quiere de verdad, lucha por conseguir todo lo que el otro necesita, pues su propia felicidad consiste en lograr el bien del otro. Lo que buscas es mejorar para estar a la altura de sus necesidades ¡no lo dejas!


#2 “Necesito estar un tiempo a solas”


Otras veces aludimos a nuestras necesidades: “Necesito ver más a mis amigos”; “Necesito tranquilidad para aclararme”; “Estoy mal y necesito solucionar mis problemas”. Si realmente te quiere, prefiere pasar su tiempo y sus dificultades contigo. Las penas disminuyen en compañía. Realmente lo que parece necesitar es que TÚ no estés a su lado.


#3 "Mejor quedemos como amigos"

Otra excusa es dejar la relación apelando al mantenimiento de la amistad: “Es mejor que sigamos como amigos, porque si no, vamos a estropear la amistad y eso es lo más importante”. ¿Es que el noviazgo no cultiva la amistad? El noviazgo hace crecer la amistad. Tu novio/a tiene que ser tu mejor amigo/a.


#4 "Ya me encariñé demasiado"

“Prefiero dejarlo ya. Me gustas demasiado como para echarlo todo a perder”; “Prefiero dejarlo ahora porque vamos a estar en verano separados y nos vamos a hacer más daño”. Si a alguien le gustas tanto, ¡luchará por no dejarte jamás! Arriesga y pelea y, si luego sale mal, Dios dirá.

#5 "Lo mío no es el compromiso"


“Ahora mismo no estoy preparado/a para tener una relación”; “Yo no valgo para el compromiso”; “Soy una persona demasiado independiente” Créeme que no le interesas lo suficiente. Si está enamorado/a de ti lo que quiere es estar contigo, aunque el compromiso le haga renunciar a otras opciones. El compromiso y la independencia ¡no están reñidos!


* * *


La última frase que puedes oír es “pero por favor yo no quiero perderte”. La declaración de intenciones es buena, pero tienes que saber que eso, por lo menos durante un tiempo, no es posible. Lo más razonable para olvidar, es mantener la distancia hasta que las heridas estén curadas.


Para más información sobre el tema puedes leer mis artículos en el blog y buscarme en Instagram: @natbarcaiz