5 tips para empezar una relación



A lo largo de la vida vamos conociendo personas con las cuales construimos diferentes tipos de vínculos. Con algunas personas nos sentimos más identificados y a gusto, y somos capaces de cultivar relaciones que trascienden esos lugares donde la vida nos encontró. Y con alguna otra incluso podemos ir más allá y proyectar una unión por el resto de nuestras vidas.


En cualquiera de estas relaciones —llamémosles amistades— podemos desarrollar una multiplicidad de sentimientos, como cariño, admiración, respeto, y confianza. ¡Incluso podemos experimentar cierta atracción! 


No siempre es fácil distinguir claramente qué sentimos por el otro. Por eso, antes de iniciar una relación, sin duda necesitaremos conocer a la otra persona. No hay un tiempo estimado para ello: en algunas parejas esto se prolonga durante años; en otras, algunos meses; e incluso, ¡puede reducirse solo a días! Ese fue nuestro caso.


Hasta acá todo muy bien, pero, ¿cómo saber si estoy lista o listo para empezar una relación? ¿Cómo saber si es la persona adecuada? Aquí algunos consejos para tomar en cuenta:


1. La atracción física no basta


Sentir atracción física no implica estar involucrado sentimentalmente con alguien, ni que haya un deseo de perseverar en una relación. Nuestra piel y nuestro corazón se mueven a ritmos distintos. Esto quiere decir que, pese a sentirte seducido por alguien, tómate tu tiempo para distinguir si lo que experimentas involucra a toda la persona y no solo su apariencia física; si acaso tú y él o ella buscan lo mejor para el otro, y no sólo sentirse bien a costa suya.


2. Asegúrate de compartir valores


Como parte de nuestra maduración, las personas estamos sujetas al cambio. Sin embargo, hay valores y principios que definen nuestra identidad y que no podemos mutar porque, de lo contrario, dejaríamos de ser quienes somos. Antes de lanzarte al noviazgo, ten en claro qué valores te definen, qué principios definen al otro, en cuáles coinciden, y en cuáles tienen posiciones distintas. Esto les permitirá construir un vínculo desde el respeto mutuo y, de antemano, evitar que la relación esté destinada al fracaso.


3. Encuéntrate cómodo y en confianza


Una pareja de novios se asemeja bastante a dos buenos amigos o amigas. Entre ellos hay un conocimiento profundo, una capacidad de reconocer qué le pasa al otro sin que se diga siquiera una palabra. Y, por supuesto, hay apertura y sinceridad para tratar cualquier tema. Asegúrate de que con esa persona seas capaz de abrir tu corazón porque sabes, en el fondo, que te aceptará como eres.


4. Imagínate más allá del momento


Con muchas personas puedes experimentar que pasas un buen rato. Pero solo con una empezarás a compartirlo todo: momentos dulces y también amargos. Cuando estás dispuesto a ese compartir, puedes ver que la relación ha madurado, y ambos son ahora capaces de soñar un proyecto propio, único, a la medida de los dos. Si quieres continuar con él o ella a pesar de los tropiezos, estás en el camino correcto.


5. Descubre quién es la otra persona en todas las facetas de su vida


En una primera cita —y también en las posteriores—, los involucrados intentan mostrar lo mejor de sí, y para eso recurren a las mejores versiones de sí mismos. Sin dejar de lado lo maravilloso de esos encuentros, que muchos guardarán para siempre en sus corazones, es necesario conocer al otro “sin puestas en escena”. Es importante que dimensiones quién es con su familia, con sus amigos, en su escuela o en su trabajo. Esto te permitirá conocer mejor a la persona con la que, quizás, te animes a empezar a caminar de a dos.

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor. Leer más...