AmaFuerte.com
Suscríbete

Una mirada afirmativa de la sexualidad, vista a la luz del amor.

Leer más

4 cosas para no ver pornografía



El artículo de hoy se centra en un concepto muy simple y poderoso: el “entrenamiento invisible”. Para los deportistas de elite, para los grandes músicos, para los empresarios exitosos, el entrenamiento invisible es el factor clave del éxito. Es lo que diferencia a los mediocres de los sobresalientes.


Si lo traducimos a nosotros, personas “de a pie”, el “entrenamiento invisible” son aquellas pequeñas cositas que hacemos y que nadie sabe que las hacemos. Son esas pequeñas cositas que nos harán exitosos, disciplinados, con carácter y fuertes en el momento de la tentación.


Así es. El momento de la tentación es de los momentos más vertiginosamente desesperantes y, al mismo tiempo, adrenalínicos que puede existir. Se pone a prueba el temple y el carácter, nuestro propósito y, muchas veces, nuestra estima. ¿Cuál es el factor clave que nos ayudará en ESOS momentos tan difíciles? El “entrenamiento invisible”. Yendo a lo concreto, ¿Qué puedo hacer cuando estoy tentado y con ganas de ver pornografía? Aquí 4 cosas que puedes hacer en esos momentos:


1. Llama a un amigo


Es cierto, a “la hora de la hora” es muy difícil levantar el teléfono y hablar con un amigo. Pero créeme, una vez que lo hagas y venzas la tentación, habrás ganado una batalla enorme, aunque invisible para el mundo que te rodea. Pero no te equivoques: es enorme para ti.


Si llamas a un amigo y le cuentas que estás tentado de ver pornografía es porque él es un confidente y conoce tus luchas. Pero si no tienes un amigo de esos, también es muy recomendable llamar a un amigo para hablar de cualquier cosa y con cualquier excusa. Nuevamente, no será fácil, no te saldrá de manera “natural”, vas a tener que hacerte fuerza y quebrarte interiormente. ¿Y si lo intentas una vez a ver qué pasa?


2. Sé honesto contigo mismo


Lleva un horario. Ten una agenda con las actividades del día. Si tienes un tiempo “muerto”, aprovéchalo para hacer algo productivo. No te mientas a ti mismo permitiéndote utilizar tu celular si sabes que con él te tientas y caes. Esta es una estrategia de “anticipación”, clave en el entrenamiento invisible. Anticípate al momento que tu sabes que vas a estar tentado. Sé honesto contigo mismo. Entrénate cuando nadie te ve.


3. No luches directamente contra la tentación


Esto puede ser un poco contraintuitivo porque, usualmente, ante la tentación, queremos luchar. Te propongo algo distinto. Si enfrentas a la tentación en una lucha cuerpo a cuerpo, te vencerá. Es por ello que la recomendación es que no luches contra ella; acepta que está ahí. Déjala entrar a tu casa, acepta que está ahí. Déjala que se quede sentadita en un sofá, y tú sigue haciendo lo que tienes que hacer. Ríete de ella. Ríete de lo absurdo que te resulta estar tan tentado. No te recrimines que “no deberías estarlo”. Háblate y acepta que, si estás tentado, es porque estás haciendo bien las cosas. Es parte del entrenamiento invisible.


4. Recuerda tu propósito


Ten presente durante el día tu propósito, que se manifiesta cuando te respondes a la pregunta “¿Para qué hago esto?” No pierdas de vista esta pregunta, que será la que te ilumine en el camino. Disfruta cada día que vives libre de pornografía. No te enfoques en “no ver nunca más en mi vida”. Enfócate en el hoy: “sólo por hoy, porque yo elijo hoy no ver, porque yo elijo hoy ser más libre que ayer.” No dejes de hacerte esta pregunta, porque es parte del entrenamiento invisible: ¿Cuál es tu “para qué”?


Puedes encontrar más info del autor en www.matiascono.com