3 consejos para celebrar San Valentín



El amor es tema estelar en las artes —en sus más diversas disciplinas: la pintura, el cine, literatura…— y, por supuesto, en nuestras vidas. No resulta extraño que en la mayoría de los países haya un día específico dedicado a su celebración. En el caso de muchos de ellos, este es el famoso Día de San Valentín, celebrado el 14 de febrero, día en el cual no se vuelve protagonista sólo el amor, sino también la amistad.


Cuando nos encontramos en una relación amorosa, este día es la oportunidad perfecta para hacer un alto y celebrar el amor. Sin embargo, la mercadotecnia ha envuelto este día en un sinfín de campañas publicitarias, que han impulsado el consumismo y desviado nuestra mirada —antes, puesta en el otro— hacia detalles que, sin ser malos, simplemente no constituyen lo más importante. En este artículo queremos compartirte tres tips que consideramos que pueden ayudarte a vivir este día con sentido.


1. Tener presente el “para qué”


La mercadotecnia antes mencionada puede llevarnos a considerar que lo más importante en este día es comprar el regalo más caro o tener la mejor foto; incluso conocemos quienes están “peleados” con este día, porque lo consideran algo “demasiado comercial”. Pero nosotros creemos que contar con fechas representativas, en las cuales poder salir de la rutina y tener encuentros que den frescura a la relación, es muy valioso.


Por ello, para vivir el día de San Valentín, te aconsejamos detenerte un momento y preguntarte el “para qué” de celebrarlo: qué es lo que quieres lograr. Eso dará rumbo y sentido a lo que hagas. Si tu respuesta es “para unirme a la celebración de todos los demás, para no quedarme afuera”, posiblemente lo veas como un día más, o como una llamada a gastar dinero en rosas… Entonces, simplemente comprarás cualquier cosa, para “cumplir con el día”. ¡Qué poco especial suena eso!, ¿no?


El verdadero sentido de este día es mostrarle al otro tu amor y, aunque se trata de algo que deberíamos hacer los 365 días del año, este es uno especial. Así que mostrarle tu amor de un modo especial puede ser la meta. Con esto en mente, podrás encontrar qué hacer, cómo demostrar tu amor. ¿Por qué? Porque frente a ti está el otro, a quien amas, una persona única e importante para ti, a quien quieres consentir en este día.


2. Conseguir el mejor regalo


¿Por dónde empezar a buscar ese gran regalo? Queremos decirte que el lugar no son las tiendas. Comienza pensando en qué le gusta al otro: algún tipo de comida en específico, una flor particular, cierta actividad que sabes que disfruta mucho… Incluso te invitamos a preguntarte qué le gusta de ti, pues tú eres el mejor regalo. Probablemente le gusta cómo dibujas, cantas, cocinas o escribes: ¡intégralo en este día!


Se trata de tener presente la diferencia entre un regalo específico y una tarjeta de regalo. La tarjeta de regalo es cualquier cosa, es como decirle “cómprate algo”. Por el contrario, encontrar el regalo o hasta hacerlo personalmente requiere de tu tiempo, esfuerzo y reflexión acerca de lo que conoces del otro. ¡Todo eso es parte del regalo! No busquemos dar detalles, como la tarjeta de regalo, sino celebrar el amor, dándonos a nosotros mismos, en nuestra personalidad, amor y entrega en este día.


Planeemos el día de forma personalizada. No es cuánto dinero gastes, o qué tantos detalles tengas. Es más bien con cuánto amor haces cada detalle, o cuánto amor está detrás del plan. Agrégale amor a este día, y tomará un excelente rumbo.


3. Crear la situación a pesar de los obstáculos


Este punto se conecta con el anterior. Ante la pandemia que actualmente estamos viviendo, hemos aprendido a conectarnos con los demás a través de formatos virtuales o diferentes a los que estábamos acostumbrados. En este día, también se valorará —sobre todo en este año— la creatividad.


Muchas parejas, para cuidar a los que más quieren, y a ellos mismos, se ven en la necesidad de celebrar a distancia. Pero la distancia física no necesariamente implica una distancia afectiva. La creatividad puede ser el puente que nos acerque. Imagínate crear un juego de mesa o un juego vía Zoom, en el que puedan recordar grandes momentos de la relación, reírse y conmoverse juntos. Una trivia, un pequeño video, un picnic virtual… Es momento de activar nuestra creatividad, para acercarnos más que nunca.


Ahora, si tienes la oportunidad de estar en el mismo lugar que tu pareja, también te toca echar a andar la creatividad, pues muchos lugares están cerrados. Pueden tomar una clase de cocina juntos, practicar sus pasos de baile, pintar juntos, hacer un rompecabezas o incluso planear un momento de conexión espiritual en el que, juntos, abran su corazón a Dios, la fuente infinita de Amor, para que se renueve su relación. Existe un gran número de elementos que no son comunes en nuestro día a día, pero realizarlos en pareja en San Valentín marcará la diferencia.


* * *


Recuerda que cada pareja es distinta, con su propio estilo y personalidad: seria, con gran sentido del humor, relajada, reflexiva, divertida… Por ello, el modo en que celebren el 14 de febrero no tiene que ser igual al de los amigos. No lo compares, pues esta celebración es suya, única y personalizada: ¡claro! ¡Si fue pensada desde el “para qué”! ¿Recuerdas?


El día del amor y la amistad es uno que muchos consideran que no debería tenerse como festividad, a causa del aprovechamiento que se ha hecho de él para generar más consumismo. Sin embargo, esperamos, gracias a los puntos que acabamos de compartirte, que puedas celebrar el amor que vives todo el año. Y recuerda: ¡tú eres el mejor regalo!

AmaFuerte.com

Una mirada afirmativa de la sexualidad,

vista a la luz del amor. Leer más...