3 claves para una buena relación con tu instructora de ciclo



Registrar el ciclo puede tener distintas finalidades; puede ser para registrar el ciclo, entenderlo y conocerlo, puede ser para buscar o evitar el embarazo, o también puede ser por razones médicas, como problemas ginecológicos o de infertilidad.


La relación que se establece con la instructora o monitora es esencial al desarrollo del conocimiento. Acá te dejamos tres pilares fundamentales para lograr una buena relación.


Confianza y transparencia


Es importante entender que los temas que van a tratar implican un alto grado de intimidad. Pocas personas van a acceder a información tan personal como tu instructora. Para que el aprendizaje sea real y significativo, es importante que uno no sienta inhibición. En caso de aquellos que acuden en parejas, es importante que ambos sientan esta confianza y comodidad para tratar los temas.


Además, deben poder transmitir claramente cuáles son sus intenciones y expectativas respecto del aprendizaje, y entender si son factibles dentro del programa o no. De la misma manera, importa saber que la función de la instructora es educativa. Si bien muchas veces puede ser un espacio y una herramienta de profundización sobre la pareja, el vínculo y la sexualidad, este no es el objeto principal de los encuentros.


Por todo esto, no está demás aclarar que, si la confianza no se da, no es una mala idea buscar a otra instructora. Quizás por temor a ofender uno termina dejando de lado una herramienta valiosa. Una actitud madura puede ser reconocer que no todos generan un vínculo de calidez y confianza, y que ello no necesariamente es algo ofensivo. El profesionalismo indica que no habría problema en derivar a alguna otra profesional para el desarrollo positivo del programa. No hay que tener vergüenza en reconocer que quizás no se dio el vínculo como para entrar en confianza.


Claridad: un lenguaje que promueva el entendimiento


El registro del ciclo puede parecer simple o complejo, pero se lleva de a poco, para ir ganando confianza en el proceso educativo. El conocimiento se da de manera organizada y sistemática, buscando que se puedan ir asimilando los conceptos, de más simples a más complejos. La claridad en la enseñanza lleva a nuevos conocimientos respecto del ciclo, generando seguridad respecto de lo aprendido.


En este sentido, para promover este conocimiento nuevo, es importante que haya tanto claridad en las explicaciones como compromiso en el estudio del método natural. La comunicación clara y asertiva es crucial para el aprendizaje. Resulta también importante establecer cuáles son el espacio de comunicación y la vía en la que se van a evacuar las dudas. No clarificar estos pequeños acuerdos comunicativos puede llevar a preguntas sin responder, o a sesiones sin agendar.


Recordemos que una relación siempre se construye de ambas partes. La disposición de la instructora para explicar debe encontrar una actitud responsable de parte de la o los usuarios, quienes utilizan los medios adecuados para sus dudas, pero también se instruyen con las herramientas brindadas para este proceso educativo.


Tener paciencia


La clave en cualquier aprendizaje es la paciencia. Hay un tiempo necesario para que cada noción se incorpore y asimile de manera definitiva. El ejercicio de registrar el ciclo consta de un proceso de prueba y error, error y corrección, acompañado de un momento de claridad. Es indispensable entender que, frente al ciclo de la mujer, cuya naturaleza es variable, estamos puestos como intérpretes. Este foco es central, dado que no debemos centrarnos en “lo que el ciclo debería ser”, sino más bien en “lo que el ciclo me está mostrando”. Muchas veces, especialmente cuando el ciclo se presenta de manera inesperada, todo cobra sentido al final del ciclo. Los intentos de teorizar y explicar antes de que termine pueden provocar frustración y cansancio. La paciencia, así, se transforma en una clave para llevar adelante este proceso.


* * *


Este camino es personal, individual y no puede generalizarse. Los métodos naturales son una herramienta vigente a lo largo de toda la vida reproductiva, y es importante comprender su adaptabilidad a las distintas situaciones reproductivas, contando con una instructora con la cual tengamos confianza y buena comunicación.


Para más información, podés encontrarme en Instagram: @fertilitycareargentina