10 grandes diferencias entre el sexo sano y el sexo que retrata la pornografía



Por: Fight the new drug*


La pornografía no se realiza teniendo en mente información precisa sobre el sexo: se crea para entretener y manifestar fantasías, sin importar cuán violentas o transgresoras sean. ¿Alguna vez has visto una película y te pusiste a pensar en algo como "¡Eso no es lo que sucede en la vida real!"?


Cuando miramos películas o programas de televisión, incluso aunque sepamos que son falsos, esperamos que reflejen la realidad de forma certera. Nuestros cerebros quieren que el realismo y la lógica se ajusten a los medios que consumimos, a pesar de que las películas no necesariamente busquen lograr esto en un 100 %. Lo que quieren es entretener a la audiencia y obtener dinero de ella. Piensa en la forma en que las comedias románticas pueden generar expectativas poco realistas para nuestra primera relación, o en la forma en la que una película de espías nos permite pensar que siempre hay un dispositivo o un truco a mano para un agente secreto, sin importar la situación.


Cuando una película trata sobre algo de lo que sabemos mucho y en lo que tenemos experiencia directa, obviamente vamos a notar las imperfecciones. Sin embargo, cuando una película trata sobre algo en lo que no tenemos experiencia, o sobre lo sabemos muy poco, tendemos a confiar en que la película es más precisa, porque esta es la única información que tenemos.


Piénsalo: ¿cómo se supone que vamos a saber lo que realmente sucede en la CIA, a menos que hagamos una profunda investigación o que nos convirtamos en agentes secretos? O, ¿cómo se supone que vamos a saber cómo será nuestro primer beso hasta que lo tengamos? Adquirir esta información facilita la creación de expectativas. Esto ha sido así desde el inicio de los tiempos; sin embargo, las películas no son el único medio que moldea nuestras expectativas.



El porno está determinando las expectativas que nuestra cultura tiene sobre el sexo


La pornografía también es culpable de determinar las expectativas de los consumidores, en particular en cuanto al sexo, lo cual solo empeora si se considera que la edad promedio de exposición a la pornografía es de 8 a 11 años, y que el 60 % de los estudiantes recurre a la pornografía para aprender sobre sexo.


Hemos entrado a un mundo en el que quienes no tienen ninguna experiencia personal con el sexo aprenden de la pornografía todo lo que saben, y, tal como te imaginas, ésta no enseña de la mejor manera. El porno no se produce teniendo en cuenta una educación precisa, sino que se crea para entretener y manifestar fantasías, sin importar qué tan violentas o transgresoras sean. Simple y llanamente, el sexo representado en el porno convencional hoy en día no es saludable. Si no nos crees, hemos recopilado una lista con diez de las principales diferencias entre el sexo sano y el que retrata la pornografía:


#1 Sexo pornográfico: se trata de usar a alguien / Sexo sano: se trata de cuidar a alguien

La pornografía transmite el mensaje de que las personas son objetos, títeres usados para satisfacer un deseo, sin importar el costo. El sexo saludable se trata de individuos que ven la humanidad en el otro y no se preocupan solo por sí mismos.


#2 Sexo pornográfico: las parejas tienen sexo “el uno con el otro” / Sexo sano: se trata de compartir un momento con tu pareja

Cuando el sexo es sano, puede ser un acto de unidad. La pornografía muestra el sexo como un simple acto que se le hace a una persona, nuevamente, degradándola y creando un sentido egoísta de independencia entre las personas involucradas. El sexo sano está más unificado y tiene en cuenta el deseo de la otra persona.


#3 Sexo pornográfico: está separado de la emoción y el amor / Sexo sano: el sexo es una expresión de intimidad

La pornografía separa al sexo del afecto. A menudo, poco de lo que se retrata en el mundo de la pornografía convencional puede siquiera describirse como un acto de amor, sino como un acto de dominación y odio. El sexo sano puede ser una expresión de amor y sentimiento entre personas iguales, basada en la intimidad de una relación.


#4 Sexo pornográfico: puede ser dañino / Sexo sano: es enriquecedor

La pornografía vende la idea de que a veces el sexo puede y debe usarse como arma o como castigo, lo cual es peligroso y dañino. En realidad, el sexo sano debería ser un acto de cuidado controlado, no algo que los perjudique.


#5 Sexo pornográfico: es emocionalmente distante / Sexo sano: es emocionalmente cercano

No es de raro que el sexo pornográfico, humillante y despersonalizado, sea emocionalmente distante. El sexo sano permite involucrar las emociones y el reconocimiento de las necesidades afectivas, los deseos y la delicadeza entre las parejas. Suena un poco mejor, ¿no?


#6 Sexo pornográfico: puede darse en cualquier momento con cualquier persona / Sexo sano: requiere ciertas condiciones

La pornografía te haría creer que cualquiera puede comenzar a tener relaciones sexuales con otra persona, de repente, en cualquier momento (y disfrutarlo). Degrada la comunicación, el consentimiento y las emociones, entre muchos otros factores que están en juego cuando las relaciones sexuales pueden ocurrir.


#7 Sexo pornográfico: puede ser humillante / Sexo sano: siempre es respetuoso

Nunca debe permitirse la humillación en la fórmula para el sexo. La base misma del sexo sano es el respeto mutuo. La falta de respeto da como resultado sentimientos lastimados en el mejor de los casos, y violencia y abuso en el peor. Pero la pornografía te hace creer que humillar al otro no importa, siempre que te complazcan, o incluso que las personas humilladas lo disfrutan, o que merecen ser tratadas de esa manera.


#8 Sexo pornográfico: carece de una comunicación saludable / Sexo sano: requiere una comunicación saludable

Es casi imposible ver un modo de comunicación expresivo en la pornografía, y cuando está presente, no puede decirse que esa comunicación sea sana —ya que incluye insultos y abuso verbal, entre otros. La pornografía intenta establecer que el simple hecho de hablar arruina el momento. Sin embargo, comunicar lo que a uno le gusta, lo que no le gusta u otros pensamientos durante el sexo promueve un relación más saludable, más segura y completa, además de una mejor conexión con tu pareja. A veces, los actores pornográficos hacen una lista con lo que quieren hacer y lo que no, antes de que comience la filmación, pero el consumidor no ve ese lado de la producción, solo el producto editado y terminado.


#9 Sexo pornográfico: no tiene límites, vale todo / Sexo sano: establece límites

En la pornografía, cualquier cosa que quieras hacer está bien. No importa cuán inaceptable sea: sexista, racista, abusivo, ilegal… La regla parece ser que, si le da placer a alguien, entonces es aceptable. Realmente no existe la fantasía “inofensiva”, cuando sabemos que complacer estos pensamientos puede influir en nuestras percepciones y acciones. Fantasear con una relación sexual en la que cualquier cosa es aceptable y excitante puede hacer que los consumidores se dirijan hacia una pendiente peligrosa y resbaladiza.


#10 Sexo pornográfico: pone en riesgo tus valores / Sexo sano: refleja tus valores

El sexo nunca debe ser algo que cause una desconexión de las cosas que alguien valora y con las que se siente cómodo y seguro. Durante el sexo sano, no es necesario dejar los propios valores fuera de juego; más bien, las personas pueden ver esos valores ejemplificados, y se sienten seguros y cómodos al hacerlo.


* * *


Con suerte, a esta altura es obvio que ser antiporno va de la mano con ser prosexo.


La pornografía es simplemente incompatible con el sexo sano, tanto en lo que retrata como en lo que los estudios muestran que genera en las parejas. El sexo sano constituye un acto mutuo y respetuoso entre dos adultos que dan su consentimiento y que pueden aferrarse a sus emociones e intimidad, sin sentir que corren riesgo alguno.


No compres las mentiras que vende la pornografía: únete a la lucha hoy para ayudar a generar conciencia sobre cómo la pornografía les quita a las personas la posibilidad de tener una visión saludable del sexo.


Desde Ama Fuerte deseamos agregar que este sexo sano debe ser promovido para la intimidad del matrimonio para que sea pleno.


__


* Fight the new drug es una organización no religiosa y no legislativa que existe para brindar a las personas la oportunidad de tomar una decisión informada con respecto a la pornografía al crear conciencia sobre sus efectos nocivos utilizando solo la ciencia, los hechos y los relatos personales.


Este artículo fue adaptado y traducido al español por la traductora del Ama Fuerte Team, @sophie.des. El título original es: 10 grandes diferencias entre el sexo sano y el sexo que retrata la pornografía .